¿Cuáles son los medios de pago electrónico usados en Chile?

El avance de Internet como plataforma ha generado un desarrollo vertiginoso del comercio electrónico, abriendo nuevos horizontes para proveedores de bienes y servicios. Este avance acarrea que los sistemas de pago deban evolucionar, permitiendo a los consumidores pagar a través del mismo medio por el cual celebran sus contratos.

Un sistema de pago electrónico permite y facilita la aceptación de pagos para las transacciones en línea a través de internet. Los sistemas de pagos electrónicos realizan la transferencia del dinero (transferencia de información) entre compradores y vendedores en una acción de compra-venta electrónica, generalmente a través de una entidad financiera autorizada por ambos.

Esta evolución ya ha traspasado la barrera del computador de escritorio, llevando al e-Commerce a aparatos móviles como smartphones y tablets, ampliando la noción a m-Commerce.

Las maneras en que se instrumentalizan los medios de pago electrónico son muy variadas. A continuación se caracterizarán aquellos instrumentos más relevantes en el comercio electrónico.

1. Tarjetas Bancarias

Tradicionalmente, por razones de capital y de fe pública, han sido los bancos quienes emiten y operan las tarjetas. La tarjeta es el instrumento de pago electrónico por excelencia (por ejemplo VISA (tarjeta de crédito), VISA Electron (débito), MasterCard (crédito) MasterCard Maestro (débito), American Express (crédito), Diners (crédito), Transbank RedCompra (débito)). Es la más popular de las formas de pago empleadas en el comercio electrónico y los esfuerzos han ido destinados a ofrecer seguridad y confiabilidad a su uso. Sus manifestaciones más típicas corresponden a pagos de transacciones hechas por medio de tarjeta de débito y de crédito con cargo a las cuentas bancarias del titular.

En Chile la emisión y operación de tarjetas de Crédito y Débito se encuentra regulada por disposiciones del Banco Central de Chile, Capítulos III.J 1, y 2 del Compendio de Normas Financieras y la  Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras en su recopilación actualizada de Normas, Capítulo 8-3 para Crédito y 2-15 para Débito, sin perjuicio de otras circulares.

En un esquema clásico de transacción con tarjeta de crédito o débito participan los siguientes actores:

A. Emisor: Persona jurídica, generalmente un banco, que concede a un cliente una determinada tarjeta. El Banco tiene la facultad de emitir y poner en circulación una tarjeta, por cuanto en forma previa ha suscrito un contrato con una organización internacional de medios de pago que le ha otorgado la licencia, o bien son tarjetas de su propia emisión.

B. Adquiriente: Persona Jurídica, generalmente un banco, que afilia al Establecimiento Comercial para que acepte las tarjetas como medio de pago.

C. Tarjetahabientes o Tarjetadebitantes: Titular o Usuario de una tarjeta de crédito o débito.

D. Establecimiento Comercial: Acepta que el pago de sus bienes o servicios sean realizados con las tarjetas emitidas por el Emisor.

Eventualmente pueden existir otros participantes:
• Operador: Quien se encarga de realizar los servicios administrativos que requieran los emisores, tales como el Rol Emisor, Adquirente o ambos, la afiliación de los establecimientos comerciales y la relación con las Marcas Internacionales, por cuenta y riesgo de su mandantes.
• Marcas Internacionales
• Prestadores de Servicios de Redes.

2. Tarjetas Monedero

Dentro de las tarjetas bancarias están también las Tarjetas Monedero o Pre pago, estas son tarjetas emitidas por una entidad bancaria que incorporan un chip en el cual puede ser almacenado, previo pago en la entidad bancaria emisora, un  valor monetario que, a su vez, puede ser descontado fraccionaria o completamente en cualquier comercio que posea un lector de este tipo de tarjetas.

El sistema de tarjetas se fundamenta en la existencia de una transacción donde existe presencia física de la tarjeta crédito/débito, actualmente en una clave secreta que sólo el usuario debe conocer, y redes privadas a nivel nacional que permiten que fluya la información, y un sistema contractual que involucra a todos los que participan en la operación, suscribiéndose numerosos y complejos contratos entre todos los participantes.

Las Tarjetas Monedero se presentan como una posible solución al problema de los micropagos, es decir, pagos de pequeñas cantidades cuyo abono por tarjeta tradicional genera unos costos excesivamente altos.

La principal ventaja de este medio de pago es que permite realizar pagos pequeños, tal y como si se tuviera un monedero real, gozando de anonimato, todo ello sin necesidad de portar físicamente el dinero. Existen monederos recargables y desechables, únicos y multipropósito, estos últimos permiten combinar en forma segura y en una misma tarjeta, diversos productos o servicios tanto financieros como no financieros.

Los Monederos Electrónicos, representan una gran ventaja financiera frente a los cajeros automáticos, pues no requieren la inmovilización del dinero líquido, ya que el depósito es soportado por cada uno de los usuarios en su tarjeta y con cargo a su cuenta.

Actualmente en Chile solo pueden operar Monederos electrónicos los bancos, y su regulación se encuentra en el Capítulo III.J.3 del Compendio de Normas del Banco Central de Chile. Sin embargo, se encuentra en trámite un Proyecto de Ley, que permitiría a Entidades no bancarias constituirse en Emisores y Operadores de tarjetas de Prepago, constituyendo un avance sobre esta materia.

3. Transferencia Electrónica de Fondos

Hoy nos resulta habitual que una persona realice una transferencia de fondos desde su computador a otra cuenta distinta del mismo u otro banco, transacción que, además, en Chile tiene la particularidad de ser inmediata. Naturalmente por el computador no viaja el dinero sino solo información.

Las Transferencias Electrónica de Fondos (TEF) en línea, requieren la existencia de un banco originador y de un banco receptor. Como existen múltiples emisores y receptores no parece viable que cada banco celebre acuerdos individuales con el resto de los bancos, por lo que existe switch de comunicaciones (una infraestructura segura) que es capaz de recibir, registrar y distribuir diversas instrucciones e información originada en los bancos emisores hacia bancos receptores destinadas a perfeccionar y materializar las operaciones recibidas. Con la información de las TEF efectivamente cursadas por los bancos, el switch determina e informa a su vez los saldos diarios a pagar a cada uno de  los bancos involucrados, pagos que cada banco realiza hacia el final del día en el Sistema de Liquidación Bruta en Tiempo Real del Banco Central de Chile.

La regulación específica de las TEF, se encuentra en el Capítulo 1-7 de la Recopilación Actualizada de Normas de la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras.

4. Dinero Electrónico; La irrupción de Bitcoin

El dinero no es otra cosa que la representación de un valor abstracto admitido para la realización de intercambios y respaldado por una autoridad pública. En el supuesto del dinero electrónico esta representación, en lugar de papel, estaría contenida en bits y concretamente en cupones criptográficos.

Hoy el mayor desarrollo de este modelo de medio de pago se encuentra en los denominados bitcoins. Bitcoin es la primera moneda digital descentralizada. Los Bitcoins son monedas digitales que se puedan enviar por Internet. Comparado con otras alternativas Bitcoin ofrece varias ventajas:

• Son transferidos directamente de persona a persona a través de la red, sin pasar por un banco u otro intermediario. Esto acarrea, que las comisiones sean menores, que puedan usarse en cualquier país, que las cuentas no sean bloqueadas y que no haya pre-requisitos ni limitaciones arbitrarias.
• Requieren de una billetera electrónica, es decir, un software que se instala en el computador o en el dispositivo móvil. Esta billetera genera una dirección única y específica para el usuario, misma que necesitará compartir si desea hacer transacciones. Cada billetera tiene una clave privada que se usa para generar firmas digitales que verifican la identidad y evitan alteraciones a las transacciones.
• Las transacciones con Bitcoins son verificadas usando un registro público compartido, llamado blockchain, que mantiene absolutamente todas las transacciones que se hacen sin excepción. Blockchain asegura que un usuario efectivamente tiene la cantidad de Bitcoins que pretende gastar.

Una transacción con esta moneda virtual es en realidad una transferencia de una cantidad entre dos billeteras o direcciones de Bitcoin. Las transacciones son trasmitidas y confirmadas en la red mediante un proceso llamado Mining, un sistema distribuido que se usa para confirmar e incluir transacciones en el blockchain, manteniendo un orden cronológico y distribuye el proceso en diversos equipos de cómputo. Parte de lo que hace este sistema es implementar varios niveles de seguridad que evitan la manipulación o alteración de las transacciones que se llevan a cabo.

La red de Bitcoins se mantiene segura gracias a los denominados “mineros”, éstos son individuos recompensados por medio de Bitcoins por su trabajo verificando transacciones. Una vez que estas transacciones son verificadas se almacenan permanentemente en la red.

Bitcoin es un gran avance para las empresas ya que les permite reducir las comisiones por sus transacciones (desintermediación bancaria), no tiene costos y resulta fácil comenzar a aceptar Bitcoins, no hay reembolsos fraudulentos y se obtiene, además, un negocio adicional de la comunidad Bitcoin.

Adicionalmente, Bitcoin está siendo aceptado universalmente como medio de pago. Es un pago garantizado que no depende de la existencia de fondos en una cuenta ni la concesión de crédito de un tercero, no hay costos para el usuario y es anónimo, ya que no queda ni rastro de las personas que lo utilizan.

A simple vista es fácil reconocer las ventajas que el dinero electrónico ofrece como modo de articulación del cumplimiento del pago. No obstante, también  presenta dificultades que no pueden ser obviadas: El registro de las transacciones, la confianza en el emisor, eventuales fraudes, y seriedad en las empresas emisoras, entre otros.

5. Pagos Móviles

El uso y generalización del teléfono móvil en los últimos años ha llevado a algunas empresas (telefónicas, bancarias, de servicios) a desarrollar sistemas de pago basados en el habitual teléfono móvil.

Las modalidades más usuales son:
• sistema de pago basado en tarjetas prepago (a imagen de las populares tarjetas telefónicas).
• un pago en cargo indirecto a la tarjeta de crédito del usuario, previa confirmación telefónica del pago.

En el primer caso, el usuario adquiere una tarjeta prepago en cualquiera de los establecimientos autorizados por la compañía prestadora del servicio y elige el Comercio y el producto deseado, presionando el ícono de la empresa que suministra el servicio de pago. En ese momento se inicia una conexión segura con la empresa suministradora del servicio de pago, la cual solicitará al usuario que introduzca las cifras del código secreto incluido en la tarjeta prepago. De esta forma, la empresa suministradora del servicio de pago conocerá el importe total del cual el usuario es acreedor, procediendo a autorizar el pago si el precio del bien o del servicio es inferior al saldo remanente en la tarjeta prepago.

Este sistema tiene ventajas indudables: Es seguro, confidencial, anónimo y completamente electrónico. No obstante también presenta inconvenientes: el comercio puede estar limitado a la afiliación que haya realizado la empresa que suministra el servicio, y sólo es una solución válida y eficaz al problema de los micropagos pero haciendo imposible el pago de bienes y servicios de valor elevado.

En el segundo caso, el pago de bienes y servicios de costo elevado puede ser solventado mediante un pago móvil, aun cuando la operación no se realiza únicamente en la red. En efecto, es necesario convertirse en titular de una tarjeta de crédito, recibir un Código o PIN (Número de Identificación Personal), y confirmar vía teléfono los pagos deseados, para que la empresa autorice y lo haga efectivo.

Esta segunda modalidad, si bien hace posible el pago de importes elevados, presenta serios inconvenientes:
• Es una solución que sigue sin ser global. El usuario sólo tiene la posibilidad de contratar con los comercios adheridos a la empresa prestadora del servicio de pago.
• No es confidencial. Todos los intervinientes en el pago conocen el precio y el bien o el servicio contratado.
• No es anónimo, pudiendo el banco elaborar un perfil de los gustos y hábitos del comprador.

6. Sistema de Pago por Correo Electrónico

Son sistemas de pago online relativamente recientes que permiten la transferencia de dinero entre usuarios que tengan correo electrónico, que es la aplicación más difundida de la Red. No requieren un software especial ni exigen afiliación de ningún tipo; permiten la privacidad ya que no viajan datos sensibles por la Red.

Estos sistemas permiten la recepción y envío de dinero en Internet de forma rápida y segura entre comprador y vendedor. Para ello se tiene la posibilidad de registrarse en su sitio web y obtener servicios como suscripción a pagos periódicos, realizar el pago desde una cuenta bancaria, o incluso que el dinero se deposite en la propia cuenta del Operador del sistema. Este tipo de pago tiene un costo por el cobro de comisión al comercio, no así al consumidor online.

Conclusiones

En general los mayores desafíos legales a los que se enfrentan los medios de pago electrónicos consisten en permitir la privacidad y  confidencialidad de los datos, el anonimato en la transacción, la seguridad y confiabilidad en el uso de la información, costos razonables para el usuario a la hora de realizar sus pagos y en una solución oportuna y accesible a la hora de resolver disputas.

Fuente: CCS +

Advertisements