América Latina presenta un escenario positivo para el teletrabajo

Esta nueva modalidad laboral ha logrado un positivo desarrollo inicial en la región, mostrando una adopción cercana al 10% de la población económicamente activa en países como Brasil y Argentina, según un reporte de 5G Americas. Resulta fundamental continuar impulsando la conectividad para ampliar las oportunidades laborales y reducir la brecha socioeconómica en América Latina.

La adopción del teletrabajo en América Latina presenta un escenario favorable, aunque en distintos niveles de acuerdo a los diversos países, según apunta el white paper Teletrabajo en América Latina, publicado por 5G Americas. Pese a ser un fenómeno emergente, el teletrabajo ha permeado la región y pasó a formar parte ya de la realidad laboral de su población económicamente activa, con una participación cercana al 10 por ciento en países como Brasil y Argentina, y de entre el 2 y 4 por ciento en Chile y México, según estimaciones al año 2015.

Surgido como práctica a partir de factores como la globalización, una mayor adopción de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) y nuevos patrones productivos, entre otros aspectos, el teletrabajo se presenta como una oportunidad de generar mayores fuentes de empleo que pueden contribuir a la reducción de la brecha socioeconómica en la región. Por otra parte, de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el teletrabajo también fomenta la inclusión de las mujeres y personas con discapacidad en el mercado laboral.

Además de las ventajas en disminución del impacto ambiental y beneficios para los empleados como reducción de costos y flexibilización de horarios y lugares de trabajo, entre otros aspectos, el teletrabajo también ofrece distintas modalidades de práctica.

A grandes rasgos, el estudio diferencia entre teletrabajo autónomo de los profesionales independientes o empleados que usan las TIC para desarrollar sus tareas desde cualquier lugar; teletrabajo suplementario, donde la modalidad remota convive y/o alterna con la práctica tradicional de laborar en la empresa; y el teletrabajo móvil, en el cual los trabajadores utilizan dispositivos móviles para ejecutar sus tareas, sin un lugar definido para realizarlas. Los principales factores que determinan estas modalidades son el tipo de conexión, el lugar de trabajo y la relación contractual con las empresas.

Aparte del impulso de esta modalidad por parte del sector privado, el reporte destaca que también existen en América Latina iniciativas para incentivar el teletrabajo, como portales de información para los trabajadores, impulsadas por los gobiernos u otras entidades.

“Para que el teletrabajo pueda extenderse en forma equitativa para todos los sectores de la población, es necesario que los distintos países de América Latina continúen impulsando la conectividad, principalmente favoreciendo el despliegue de infraestructura de redes para los operadores, por un lado, y colaborando para que los dispositivos —teléfonos inteligentes, tablets y computadores portátiles, entre otros— sean más asequibles para las personas, por el otro. Únicamente de esta forma podrá garantizarse igualdad plena en el acceso a las oportunidades laborales que esta nueva modalidad de trabajo ofrece”, explicó José Otero, Director de 5G Americas para América Latina y el Caribe.

Fuente: Corporateit

Advertisements

49% de los chilenos dejaría su trabajo actual para trabajar de forma remota

Citrix presentó en Chile su estudio “El Trabajador Digital: qué busca y cómo trabaja”, que reveló importantes cifras sobre las demandas de movilidad de los trabajadores de hoy y las necesidades de seguridad de las empresas para implementarla.

“A medida que la oficina tradicional sufre transformaciones, la movilidad, el trabajo remoto, cumplir horarios y objetivos, además de utilizar tecnologías que brinden mayor productividad, se van afianzando cada vez más en Chile. Lo más relevante es que dichos cambios no sólo significarán beneficios para el trabajador, sino que también tienen el potencial de ser beneficiosos para toda la compañía, reteniendo talentos, potenciando el negocio y logrando una atención de excelencia a sus clientes. Conocer a estos trabajadores es vital, porque ellos están impulsando los cambios que harán despegar la evolución del trabajo”, señala Juan Manuel Gómez, Regional Sales Manager de Citrix para SOLA.

39% de los encuestados dejaría su actual trabajo para buscar otro que les permita tener un mejor equilibrio entre su vida personal y laboral; 46% dejaría su actual trabajo para tener un jefe que le permita trabajar por metas sin horario fijo; 45% dejaría su actual trabajo si tuviera acceso a trabajar de manera remota; y 49% de los encuestados estaría dispuesto a cambiar de trabajo incluso si otro lugar le pagase menos (hasta 5%) pero le permitiese trabajar a distancia.

La movilidad empresarial hace necesaria una cultura de la seguridad al interior de las organizaciones. El estudio de Citrix reveló que 65% de las personas accede a la información de la empresa desde su propio smartphone.

Además, el 45% de los chilenos desconoce si su empresa toma alguna medida de seguridad para separar su información personal de la corporativa y 23% tiene dudas al respecto. Entre los resguardos de seguridad en conocimiento de los encuestados está el uso de contraseñas y la adopción de Firewalls. Sólo el 4% está al tanto de que su empresa cuenta con un software especializado para evitar hackeos y extravío de información corporativa, lo que devela la falta de conocimiento de este tipo de herramientas por parte de los trabajadores. Herramientas que de seguro serán claves para el desarrollo digital de los negocios en un futuro más que próximo.

Fuente: Emb

Organismo del Estado de Chile es el primero en implementar el teletrabajo

El Instituto Nacional de Propiedad Intelectual (Inapi) inicia hoy 20 de marzo un plan piloto para que hasta el 10% de sus funcionarios trabaje desde casa. Según su director, Maximiliano Santa Cruz, el 94% de los trabajadores dijo en un sondeo interno que está por esta opción.

Claudia Cerda es orientadora telefónica en el Instituto Nacional de Propiedad Industrial. Su casa está ubicada en Huechuraba, cerca de Pedro Fontova y su lugar de trabajo en la Alameda, a pasos de la Plaza Baquedano. ¿Tiempo de traslado? Una hora y media en la mañana y otra hora y media en la tarde.

Carlos Reyes trabaja también en Inapi y vive en Pudahuel. Cada día pierde dos horas en llegar desde su casa al trabajo.

Ambos son parte de un grupo de 17 trabajadores de este organismo (9,5% de los 179) que desde este lunes tendrá que ir sólo un día a la semana a la oficina; los otros cuatro días trabajarán desde su casa. Las 12 horas que pasaba Claudia entre el auto y la locomoción colectiva se transformarán en dos días más al mes para estar en casa con su familia; Carlos ganará un día y medio.

Inapi es la primera institución del Estado en implementar el teletrabajo. Su director, Maximiliano Santa Cruz, cuenta que esta es una idea que vienen trabajando desde hace siete años, cuando se comenzó con el recambio de tecnología de la institución. “Era un sueño de la dirección y los trabajadores se comenzaron a sumar. Preguntamos cuántos de ellos quisieran teletrabajar y el 94% dijeron que sí les gustaría”, destaca.

Conversaron con la Contraloría y se hizo la modificación legal en el proyecto de ley de reajuste presupuestario del año pasado para que Inapi, mediante resolución incorporara este piloto para el año 2017 y 2018.

El ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés destaca que estos “son pasos iniciales” pero muy significativos dentro de la modernización del Estado. “Inapi probablemente se convierta en un modelo que muchos servicios van a seguir. Imaginemos sólo el ahorro de tiempo en desplazamiento”, señala.

“Inapi, desde el día uno ha querido ser un servicio público socialmente responsable”, dice Santa Cruz. Dentro de ese concepto han realizado mediciones de huella de carbono, incorporaron medidas relacionadas con la discapacidad y velan por la no discriminación de género.

El computador, pantalla adicional y kit ergonómico son proporcionados por Inapi. La conexión a internet, mesa y silla, es de costo de los trabajadores.

Lo primero que hicieron fue definir las áreas susceptibles de teletrabajo y los trabajadores que quisieron postularon mediante una carta. Luego se realizó una evaluación de higiene y seguridad en el lugar donde trabajarán y del ancho de banda requerido.

“Se decidió que sean cuatro días en casa y uno en la oficina para que no pierdan identidad con el trabajo. Ellos regulan su horario y trabajo. Están conectados a los servidores de Inapi a través de un escritorio virtual. Se les pide resultados y cumplimiento de metas”, dice Santa Cruz.

Vida Familiar

Desde el verano tres funcionarios de Inapi comenzaron a trabajar en esta modalidad: examinadores de marcas, de patentes y central telefónica. En ese tiempo, Claudia sólo ha visto ventajas en su nueva forma de trabajo. “Ahorro el tiempo de desplazamiento, el dinero que gastaba en el almuerzo y lo que gastaba para que alguien cuidara a mis dos hijas desde que ellas salían del colegio hasta que yo llegara a casa. Pero lo más importante es que puedo pasar más tiempo con ellas. El tiempo de mi almuerzo lo hago coincidir con el horario de salida del colegio y las puedo ir a buscar. Ellas saben que cuando llegan no pueden interrumpirme hasta las seis de la tarde, pero estamos en la misma casa. Es como si tuviera una mochila menos”, cuenta sobre esta experiencia.

“La tranquilidad que ganas al trabajar de esta forma es lo mejor. Ya no tengo que gastar dos horas del día en desplazarme. Hace poco más de un año fuimos padres y ese tiempo lo ocupo en disfrutar y ver crecer a nuestra hija, el sólo hecho de desayunar y almorzar todos juntos te hace el día distinto. Estoy trabajando de manera más cómoda y más contento”, destaca Carlos.

Los dos destacan que el orden, la planificación y concentración son fundamentales para que el teletrabajo funcione bien. “Si eres una persona ordenada y planificada no debieras tener ningún problema, es impagable tener más tiempo para disfrutar de actividades que son de tu agrado, y sentir que el trabajo no se lleva gran parte de tu vida”, insiste Reyes.

Según Claudia se debe ser muy ordenado y seguir la misma rutina de la oficina, sin distracciones.

Fuente: La Tercera