Transformación Digital: Asignatura pendiente para el 95% de las empresas

Dell EMC acaba de publicar los resultados de un nuevo estudio, llevado a cabo por Enterprise Strategy Group (ESG), que revela que una gran parte de los directivos y de los responsables de TI de grandes compañías de todo el mundo piensa que sus organizaciones tienen aún un largo camino por recorrer en lo que se refiere a la transformación de TI necesaria para mantener su competitividad.

Este proceso de digitalización es una necesidad que deben afrontar todas las organizaciones. Sin embargo, el estudio muestra que el 95% de las empresas corre el riesgo de quedarse atrás frente a un grupo de competidores que está llevando a cabo de forma decidida la transformación de sus infraestructuras de TI, procesos y modalidades de entrega de productos y servicios, con el fin de acelerar su crecimiento y poder convertirse en verdaderos negocios digitales.

A juicio de David Goulden, presidente de Dell EMC, “estos resultados reflejan cómo la gran mayoría de las empresas son conscientes de que necesitan optimizar sus infraestructuras existentes para poder aprovechar las oportunidades de la era digital”. Claro que este análisis, continúa, también muestra que “la mayoría de los encuestados se están dejando ganar por un pequeño grupo de compañías que han sido capaces de abordar con éxito la transformación de sus TI y están logrando competir con mayor fuerza gracias a ello”. No obstante, para el directivo, “a medida que las organizaciones avancen en sus inversiones de transformación de TI, serán capaces de superar el conflicto entre las tecnologías heredadas y las iniciativas empresariales digitales para alcanzar sus objetivos de negocio, acelerar el time to market y aumentar su competitividad”.

Con el fin de establecer en qué etapa de la digitalización se encuentran las empresas, el informe clasifica a las mil organizaciones participantes en cuatro categorías diferentes con respecto a su grado de maduración. Así, las que se quedan atrás en transformación digital son el 12%; las que han iniciado el despliegue, pero todavía es mínimo son el 42%; las que están realizando una implementación moderada suman el 41%; y las más avanzadas totalizan el 5%.

Por otro lado, la mayoría de los encuestados (71%) está de acuerdo en que abordar la transformación de TI resulta esencial para la competitividad empresarial. De hecho, de las compañías que se encuentran en la cuarta categoría, el 85% cree que sus organizaciones están en una posición “muy fuerte” o “fuerte” para competir y triunfar en sus mercados en los próximos años, frente al 43% de las empresas menos maduras.

Además, gracias a su avanzado grado de maduración, estas compañías consiguieron superar sus objetivos de facturación (96%) el año pasado, tienen ocho veces más posibilidades de hacer que los departamentos de Negocio y Tecnología trabajen de forma alineada, ejecutan sus recursos de TI como un centro de beneficio en lugar de como un centro de costes, y aprovechan los recursos de TI para acelerar la innovación de productos y el time to market.

Finalmente, y según este estudio, la adopción de nuevos procesos de TI, como las capacidades de aprovisionamiento self-service, la ejecución de TI como una nube pública y el uso de metodologías de DevOps, pueden ser atributos de una empresa transformada con éxito. De hecho, el 26% de los encuestados afirma disponer de capacidades de autoservicio, el 65% ha realizado progresos “excelentes” o “aceptables” para proporcionar a los usuarios finales la misma capacidad de provisionar recursos de TI que pueden obtener de un proveedor de cloud público, y el 43% dice haber adoptado los principios y las mejores prácticas de DevOps.

Fuente: Corporateit

Pymes: Tres claves para irse a la nube

El Cloud Computing prosigue su vertiginosa expansión en todo el mundo. Actualmente, en buena parte, sostiene incluso el crecimiento del gasto en TI a nivel global; de hecho, según IDC se espera que para el año 2020 las soluciones de este tipo representen el 60 por ciento de la inversión en infraestructura de TI y alrededor del 70 por ciento del gasto en tecnología y software.

Esto permite formarnos una clara idea de lo irreversible que es esta tendencia, que se ha convertido en un verdadero catalizador para la industria de TI y, por supuesto, para las empresas de todo sector y tamaño. Sin embargo, debido a la creciente oferta de soluciones basadas en la nube, en sus diversas modalidades y “sabores”, por así decirlo, se hace cada vez más difícil para las organizaciones seleccionar y contratar a los proveedores de servicios basados en la nube. Por ello, destacamos algunos aspectos clave para que su negocio no sólo no se quede fuera de la nube sino que también pueda optar por la mejor solución.

En primer lugar, hay que tener muy claro el porqué a la hora de llevar su negocio a la nube. Esto significa que hay que comprender que el Cloud Computing si bien es, respecto de las soluciones on-premise, sinónimo inmediato de ahorro de costos, es mucho más que eso.

La nube permite ganar agilidad para que su empresa pueda adaptarse a los cambios del mercado, con mayor flexibilidad para escalar en las capacidades de su infraestructura tecnológica de manera más acorde con sus propios ciclos de negocios, reduciendo el time-to-market de sus nuevas soluciones y, por sobre todo, que incremente sus capacidades para impulsar la innovación permanente, tanto al interior de la organización como en toda la cadena de valor, cuestión que en estos días, y de cara al futuro cercano, es prácticamente un tema de subsistencia.  Para decirlo en términos sencillos: si su negocio no tiene agilidad, perderá competitividad y no logrará “flotar” en los desafiantes nuevos escenarios.

Ahora, cuando hablamos de innovación, nos referimos a TI capaces de acelerar la transformación digital de su empresa, esto es, no sólo deben ser herramientas para que su negocio opere, sino que deben ayudar a descubrir e implementar nuevas formas de hacer las cosas así como contribuir a agregar valor al mismo negocio, a desarrollar incluso otros servicios y productos, potenciando nuevos modelos y formas de generar ganancias.

La experiencia lo ha demostrado en diversos países de América Latina y la Unión Europea, al  entregar soluciones flexibles, especialmente diseñadas para cada cliente, acorde a sus necesidades específicas, lo que permite mantener el foco en la productividad del negocio.

La innovación nos lleva a un segundo aspecto determinante a la hora de contratar estos servicios. Hay que elegir siempre a proveedores que maximicen la flexibilidad a la hora del pago por los servicios, es decir, que siempre se trate de servicios bajo demanda, lo cual no es otra cosa que cancelar por aquellos que su empresa necesita durante el tiempo que lo requiera.  Con ello, se subraya una de las virtudes esenciales de los servicios Cloud, en relación a lo que ofrecía tradicionalmente la industria de TI, ya que hoy la brecha y/o el riesgo asociado a invertir en tecnología es menor, en tanto su vigencia, capacidad y vida útil no está “amarrada” a contratos con “letra chica”, en donde la innovación estaba limitada a determinados períodos de tiempo, con proyecciones muchas veces irreales.

En tercer lugar, debe conocer muy bien a su proveedor. El Cloud Computing ya no desata aprensiones de seguridad como antaño, sin embargo, seleccionar un proveedor que cuente con una infraestructura de TI sólida, con partners reconocidos y una cartera de clientes de prestigio es clave para confiar. El nivel de seguridad y disponibilidad, los planes de recuperación y su correspondiente gestión, las certificaciones de sus data center y del personal, entre otros aspectos, son credenciales que debe inclinar la balanza a la hora de contratar a quien será su partner.

En este ítem, es importante que su proveedor de servicios cuente también con un soporte expedito y de calidad, de forma que ante cualquier eventualidad Ud. tenga a quien dirigirse con rapidez.

De esta manera, Ud. tendrá la certeza que su empresa estará sentando las bases para mejorar su negocio, de la mano de un aliado estrecho y confiable, en donde la palabra nube será sinónimo de menores costos, pero antes que todo de agilidad y competitividad.

Fuente: Tecnopymes

¿Cómo pueden enfrentar las empresas el proceso de transformación digital?

Han aparecido en el último tiempo varios artículos sobre la importancia que tiene el proceso de digitalización que están viviendo diversas industrias y varias personas han comentado que coinciden en la relevancia del tema, pero que sería positivo que se clarificara cómo las empresas pueden enfrentar la digitalización.

Esta inquietud en si es un avance importante, ya que para ser exitoso en la digitalización es indispensable estar convencido de la necesidad y conveniencia de la misma, la cual involucra diversas etapas y ajustes a nivel de las organizaciones.

La primera etapa normalmente es la realización de un diagnóstico sobre lo que está ocurriendo con la digitalización en términos generales a nivel de las empresas y en particular en la industria en que la compañía está inserta. Para ello creo que no es conviene simplemente contactar a una empresa de consultoría o un asesor externo que realice dicha labor. Puede ser útil apoyarse en un tercero pero es fundamental la participación e inmersión de gente de la propia empresa en este esfuerzo. También es importante no quedarse con la visión de lo que está haciendo en este plano la competencia, ya sean empresas establecidas o startups, sino que es crítico entender además las principales tendencias en curso y lo que se espera que ocurra al menos en el futuro cercano en la industria. Hecho esto, es fundamental difundir el diagnóstico especialmente a aquellas áreas y personas de la organización que se estima es importante participen en el cambio a realizar.

La segunda etapa consiste en la definición de los cambios a efectuar para llevar la empresa de hoy a la empresa que se proyecta ser, la cual viene dada no sólo por las amenazas que trae la digitalización sino que también por las oportunidades que esta ofrece a la compañía en particular. Dichos cambios conviene llevarlos a un plan con hitos, plazos, responsables, etc. Ahora, es normal que el plan sufra ajustes importantes con el paso del tiempo, ya que la rapidez de los cambios tecnológicos y la dinámica de los negocios los hacen indispensables.

Cabe hacer presente que los procesos de transformación digital toman varios años y lo normal es que las principales dificultades no se den en el plano tecnológico sino que en el cambio cultural y organizacional requerido. Por lo mismo no es suficiente que el Gerente de Tecnología o su equivalente esté a favor de los cambios que se requiere impulsar. Se necesita que el Gerente General se convenza de los mismos y motive a la organización a lo largo del proceso de cambio.

La transformación digital se aborda típicamente desde tres ángulos:

  1. Un primer ángulo es cómo utilizar las nuevas tecnologías para reconfigurar los sistemas tecnológicos de la compañía. En el caso de las empresas establecidas lo usual no es apagar los sistemas legacy y reemplazarlos por sistemas nuevos de un día para otro, sino que efectuar una transformación gradual.
  2. El segundo ángulo, que sólo es aplicable en algunas industrias, es cómo aprovechar la gran cantidad de información disponible para intentar dejar de tener negocios transaccionales con los clientes y avanzar en la dirección de la construcción de relaciones de confianza con éstos. Me refiero por ejemplo al tipo de relación que uno establece con empresas como Uber.
  3. El tercer ángulo es cómo aprovechar la digitalización en el proceso de innovación y desarrollo de nuevos productos, servicios y negocios.

Los directores de empresas, a su vez, requerimos asegurarnos que nuestras compañías inicien a la brevedad y desarrollen debidamente el proceso de digitalización. Pienso que esta recomendación es válida no sólo para las instituciones financieras, retailers y otros tipos de empresas donde el proceso anterior es más evidente, sino que también para aquellas firmas donde aparentemente dicho proceso es menos urgente.

Fuente: Logros

Cloud: La Transformación Digital de las PYMEs ya comenzó

Si leemos la prensa tecnológica especializada, asistimos a conferencias sectoriales o recibimos mensajes de los proveedores TI, habremos observado que de un tiempo a esta parte todos utilizan de manera recurrente el concepto Transformación Digital. Se invita constantemente a las empresas a transformarse digitalmente como única vía para asegurar su competitividad en el escenario económico y social actual. Sin embargo, muchas Pymes no se sienten aludidas y piensan que “esas son cosas de grandes empresas”.

El problema es que tal y como se plantea frecuentemente, da la impresión de que se propone un cambio demasiado brusco y la utilización de tecnologías muy complejas. Estas dos apreciaciones hacen que numerosas empresas asuman que “la cosa digital” no va con ellas. Sin embargo, aunque no se hayan parado a pensar en ello, lo cierto es que las Pymes llevan ya muchos años inmersas en una transformación digital en la que el último hito es el nuevo paradigma Cloud. Una nueva etapa que brinda a todas las empresas, independientemente del tamaño, la posibilidad de acceder a recursos TI que antes difícilmente podían encajar en sus presupuestos.

En realidad, la transformación digital surgió en el mismo momento en que nació la informática, y se refiere como concepto a la forma en que se generan, almacenan e interrelacionan los datos. Desde que en los años 70-80 las empresas empezaron a informatizarse (implantación de aplicaciones, servidores…), no han parado de transformarse digitalmente. De manera que es un proceso continuo que, de vez en cuando, se acelera por el surgimiento de tecnologías disruptivas. Es el caso de Internet, cuya aparición hace 25 años modificó muchas operativas empresariales gracias a la facilidad de conexión remota que ofrecía, el email, la creación de páginas web como arma comercial, etc.

La irrupción del Cloud es la tercera ola de esa transformación digital y, como las anteriores, será surfeada, tarde o temprano, prácticamente por todas las empresas; porque está al alcance de todas, y porque sus muchos beneficios no pueden ser desaprovechados. La tecnología Cloud ha hecho posible el SaaS (Software as a Service), un modelo que democratiza el acceso a los programas de gestión empresarial mediante, simplemente, su consumo inmediato vía web y el pago de cuotas mensuales a modo de alquiler. Libera a las Pymes de la incertidumbre de hacer en bloque grandes desembolsos en software y en toda la infraestructura hardware vinculada a este.

El atractivo y el éxito del SaaS reside en su robustez tecnológica, que es consecuencia de la madurez actual de la tecnología Cloud, y en su capacidad para dar respuesta a los retos que ha planteado la crisis en el tejido empresarial; esto es, poder hacer las inversiones productivas que se requieren, pero en un escenario de presupuestos constreñidos e incertidumbre de mercado con cambios continuos en la demanda. Hoy en día queda poco margen para la improvisación. En esta nueva realidad, contar con un ERP para monitorizar y planificar cada una de las operativas es imprescindible si se quiere ser competitivo. El modelo SaaS permite pagar y utilizar solo las herramientas que se necesitan. Así los módulos básicos de gestión y contabilidad pueden ir completándose con otros, dependiendo del perfil de la empresa: producción, POS…

El Cloud está marcando esta tercera ola de la transformación digital en las empresas con la que, gracias al SaaS, las Pymes están dejando de tener recelos a hora de invertir en un ERP. Tienen en su mano tecnología avanzada para integrar la gestión de sus distintas áreas en una única solución, sabiendo de antemano su coste y su impacto en los presupuestos. En cualquier momento, pueden aumentar o reducir los puestos de usuarios y los módulos contratados. Justamente la flexibilidad que demandan los nuevos tiempos.

Fuente: Directivos&gerentes

4 Pasos para Informatizar su PYME

Se habla mucho de cómo la tecnología está evolucionando y cómo puede ayudar a los grandes minoristas, pero poco escuchamos sobre el impacto de esta transformación en las pequeñas empresas.

Dada la expansión de las grandes cadenas de distribución y las perspectivas de recuperación económica del país, los pequeños empresarios deben buscar su lugar en el mercado. Sin embargo, sólo lo logrará si usted entiende los beneficios de digitalizar su negocio e invertir en la tecnología adecuada.

En la búsqueda de hacer crecer el negocio de forma rápida, pero sin los controles adecuados, muchos se pierden en el camino. El pequeño minorista tiene el hábito de controlar la empresa mediante la entrada y salida de dinero del caja y esto es muy peligroso. Idealmente debemos acompañar el seguimiento de ventas, los costos de la empresa, cuentas por pagar y el movimiento de capital a través de una herramienta que ayuda a la visualización del flujo de caja de manera precisa.

Otra cuestión clave para el comercio minorista – y cada vez más crucial para la supervivencia de las empresas – es la búsqueda de la lealtad de los consumidores. Por lo tanto, es importante el perfil de consumo de cada cliente para, basado en él, proporcionar un servicio personalizado, predecir el comportamiento y las demandas, ofreciendo promociones bien dirigidas y aumentar las ventas. No utilizar la tecnología a favor de este movimiento es cómo disparar un pozo sin fondo, cuando en realidad, hay una oportunidad para dar un salto y salir adelante. Y esto se puede hacer en tan sólo cuatro sencillos pasos. Ponerlos en práctica permite informatizar su negocio con seguridad y eficacia.

1 – Hable con su contador, con otros minoristas y referencias de búsqueda

La mayoría de las micro y pequeñas empresas tienen un contador para apoyarlo. Es importante que hable con él para entender cuál es la mejor manera de gestionar su negocio y saber cuáles son las obligaciones de impuestos de su empresa debe entregar a continuación, identificar las tecnologías que satisfagan sus necesidades. Por otra parte, es importante hablar con personas que tienen el mismo tipo de negocio que usted y que comprenda la operación del día a día y todas las cuestiones que debe cumplir el software de gestión.

2 – Busque una compañía de tecnología para ofrecerte la solución ideal

En Brasil, como en muchos otros países, las empresas necesitan automatizar sus procesos para tener una operación más eficiente, un buen control de la empresa y cumplir con diversas obligaciones fiscales. Cuando hablamos de micro y pequeñas empresas, también existe esta preocupación. La falta de organización en la gestión, tener una visión clara de los costos frente a las ganancias y los indicadores de rendimiento, puede determinar el éxito o el fracaso de una empresa. Sin hacer mención a las multas por falta de pago de impuestos, o incluso el mal cálculo, que pueden ocurrir fácilmente en una operación manual y dar lugar a gastos muy pesados en las cuentas de una pequeña empresa. Por lo tanto, al decidir invertir en un sistema que te ayudará en esta misión, busque un proveedor que entienda su negocio, la legislación local y pueda satisfacer todas sus demandas y necesidades.

3 – Aléjese de los problemas que se puedan evitar

En la búsqueda de un proveedor de TI, asegúrese de que va a contratar a una empresa que va a resolver su problema en lugar de crear otro. Por lo tanto, buscar una organización que está en el mercado desde hace años y ofrece una solución que satisfaga todas sus necesidades y cabe en el bolsillo. Hoy en día, a la hora de comprar una solución completa – hardware y software – ya no es necesario hacer una alta inversión inicial. A través de pequeñas cuotas mensuales, los propietarios de pequeñas empresas pueden contratar a todo el equipo necesario para modernizar la gestión de su empresa.

4 – Obtener soluciones modernas y funcionales

Otro factor importante para los empresarios que desean analizar su funcionamiento es la movilidad. Permite, entre muchos otros beneficios, servir mejor a los clientes y simplificar la vida cotidiana de los administradores permitiendo la visualización de la operación – de ventas, pagos y cuentas por cobrar – en cualquier momento y en cualquier lugar a través de su teléfono inteligente o tablet. Así debemos mantenernos actualizados, pero no comprar una solución sólo porque es moderna. Debemos estudiar el producto, consultar los informes disponibles y evaluar cómo la herramienta le ayudará a tener una operación más rentable antes de comprarlo. Incluso en un escenario en el que, independientemente de su tamaño, ya existen soluciones completas y móviles a un costo compatible con su realidad y diseñado específicamente para cada sector de la especialidad – desde un camión de comida a una tienda de ropa o joyas. Es decir, es mucho más fácil invertir en la digitalización de su negocio por menor y ganar más mercado, eficiencia y productividad para proporcionar un servicio de calidad a sus clientes.

Fuente: TOTVS

Tecnologías para la Empresa: Más Innovación, emprendimiento y oportunidades

Cada vez son más y variadas las aplicaciones tecnológicas en las empresas de los más diversos tamaños. Innovación, emprendimiento y oportunidades parecen ser las claves.  

Cada día es más frecuente el uso de diversas tecnologías en los procesos industriales o productivos de diversas empresas a nivel nacional. Acelerar la producción, reducir costos, ser más eficientes y estar siempre en conexión con las necesidades de los clientes son solo parte de los objetivos por los cuales empresas de diversos tamaños están aplicando de manera creciente nuevas tecnologías a sus procesos productivos.

Innovación, emprendimiento, startups, economía digital, son palabras cada vez más comunes, no solo en el mundo de los negocios, sino que también en la vida cotidiana. Es que las nuevas empresas que han ido surgiendo al alero de las nuevas tecnologías se están convirtiendo cada vez más en motores determinantes para el impulso al desarrollo de los países y su economía.

Fundación Chile, dice que aunque todavía las pequeñas y medianas empresas tecnológicas y los innovadores TI tienen un rol menor en impulsar el progreso de los países, cuentan con un enorme potencial de cambiar la economía de naciones como Chile para no enfocarse en la materia prima, sino que en el conocimiento y la innovación. Buena parte de los startups que desarrollan TIC apuntan a distintos propósitos, desde facilitar las ventas en el retail hasta hacer más eficientes los recursos en la minería.

En Chile, la economía digital (manufactura de tecnologías de información, medios, tecnologías de información y telecomunicaciones) creció un 7% en 2015, llegando a representar el 3% del PIB del país. La participación en el PIB de nuestra economía digital es la menor de la OCDE, pero lidera en América Latina.

Las mayores brechas de penetración de la economía digital con respecto a otros países de la OCDE se observa en las pymes. La relación entre penetración digital y productividad en las empresas es muy fuerte, no solo para facilitar procesos, fidelizar clientes, o minimizar errores de registros de costos, sino también para acceder a nuevos mercados de clientes online.

Francisco López Balart, director de Operaciones de Tivit Synapsis explica que si se analizan los grandes cambios en los entornos empresariales de los últimos años es posible ver que ellos han venido de la mano con la evolución tecnológica.

“Las Tecnologías de la Información son cada vez más importantes en las empresas, estas son usadas para el apoyo y automatización de todas las actividades del negocio. Gracias a ellas, las compañías han conseguido obtener importantes beneficios, mejorando sus operaciones, aumentar considerablemente su eficiencia y reduciendo sus costos de operación lo que se traduce en un mayor y mejor servicios para sus clientes”.

Líder regional

Agrega que a nivel continental Chile tiene el crecimiento más maduro de la región en lo que respecta a soluciones Cloud. Sostiene que luego de ocho años en nuestro país, el Cloud vino para quedarse y hoy todas las empresas están pensando en cómo adaptar en alguna de sus formas el Cloud computing.

El ejecutivo explica que las empresas buscan adaptarse rápidamente a las nuevas tecnologías y a los beneficios que esta puede traerles, la búsqueda de plataformas más ágiles, eficientes y de bajo costo que puedan acompañar y beneficiar el negocio son la clave para pensar en soluciones del tipo Cloud.

En relación con el futuro y con el desarrollo de nuevas aplicaciones tecnológicas Francisco López Balart agrega que este estará enfocado a generar una mayor rentabilidad, mejorar el Time to Market, reducir los costos, tener más y mejores datos para la toma de decisiones en los negocios bajo los conceptos de Cloud Híbridas y Big-data.

Las cloud híbridas buscan la integración real entre el mundo de las Cloud Privadas y Públicas donde el principal objetivo es optimizar al máximo la eficiencia y costos para la empresa pudiendo tener a la mano lo mejor de los dos mundos a disposición del negocio.

Big Data es otra de las palabras que escucharemos mucho en los próximos años. Si se piensa en los grandes volúmenes de datos que circulan a nivel corporativo, información que generan los consumidores, entre otros elementos, han hecho que las empresas tomen conciencia acerca de poder acceder, analizar y agregar valor a la información para tomar decisiones oportunas para el negocio.

En cuanto a las áreas donde puede haber más posibilidades de desarrollo para este tipo de emprendimientos, los especialistas sostienen que es fundamental abrir las puertas al desarrollo de las TIC en las industrias estratégicas del país y concentrar los esfuerzos en los sectores que producen el mayor impacto en el PIB nacional. Desde el punto de vista de las Tecnologías de la Información, por ejemplo, la industria electrónica y la industria creativa son áreas interesantes de desarrollo. Se está potenciando también una interesante industria local de programas, videojuegos, animación y aplicaciones.

Desde el punto de vista de la biotecnología, que emplea la biología, química y procesos, también se aprecian oportunidades en la agricultura, pesca, ciencia de los alimentos y ciencias forestales, entre otras. También está el área de Internet de las Cosas y los dispositivos conectados al Big Data, que permiten transformar industrias completas como la automotriz, el hogar, los relojes, todo con el calificativo de inteligente.

Solidez local

En relación con el desarrollo de este tipo de tecnologías a nivel local con respecto a otros países de la región Francisco Hidalgo, consultor senior Inteligencia Digital de Dimacofi explica que junto a Colombia, Brasil y Costa Rica, Chile tiene uno de los más altos niveles de uso de aplicaciones tecnológicas. Según señala esto se debe al desarrollo y estabilidad de su economía, la cual conlleva a las aperturas de mercado, y trae como consecuencia soportar la expansión de compañías chilenas en el extranjero que requieren controlar de forma centralizada sus operaciones en distintos puntos geográficos, y también el ingreso de grandes holding extranjeros que requieren contar con sus aplicaciones tecnológicas globales.

En términos de la digitalización de la información el ejecutivo sostiene que en general Chile se encuentra en un buen nivel, ya que se han desarrollado políticas de estado para incentivar el uso de información digital (factura electrónica, firma digital, soluciones en la nube, por mencionar algunas) que impulsa a las compañías a seguir con esta tendencia.

“Tenemos un escenario positivo, pero es importante ofrecer al mercado soluciones que permitan a los clientes migrar a este nuevo mudo digital, hay sectores que están bastante atrasados y nuestro rol es aportar tecnología e innovación para ser parte de este proceso de cambio y modernización”.

Con respecto a la forma en que las pymes podrían acceder de manera más expedita a las aplicaciones tecnológicas, el ejecutivo de Dimacofi sostiene que este tipo de empresas apuestan a la contratación de servicios (soluciones tecnológicas en la Nube, dispositivos móviles, BPO), esto porque les permite disminuir sus costos, tiempos de respuesta, espacios de oficina, entre otras ventajas. Agrega que incorporar las tecnologías adecuadas, asesorados por empresas especializadas en estas tecnologías, les permite crecer, con un bajo costo de inversión inicial (HW, Soporte), con soluciones escalables e implementaciones rápidas y seguras.

La Facturación Electrónica puede ser un buen negocio

Lentamente está avanzando el proceso de adopción del sistema de facturación electrónica por parte de las pequeñas y medianas empresas urbanas de nuestro país, que tienen hasta el 1 de agosto para sumarse al sistema.

Aunque muchas de estas compañías deberán adaptar algunos de sus sistemas y modelos de negocios para cumplir con la ley, los beneficios pueden convertir la obligación de emitir facturas electrónicas en uno de sus mejores negocios.

Luego de que la Ley 20.7272 de 2014 hiciera obligatorio para todas las empresas chilenas adoptar la facturación electrónica, se inició un proceso paulatino de adopción del nuevo sistema por parte de éstas, según un calendario establecido por el Servicio de Impuestos Internos. Las grandes compañías ya cumplieron con la normativa y ahora es el turno de las pequeñas y medianas empresas, emplazadas en sectores urbanos.

Según datos del Departamento de Atención y Asistencia de Contribuyentes del SII, hasta ahora solo 26, 1% del total organizaciones obligadas a emitir en formato electrónico para agosto de 2016 están inscritas en el sistema (31.272 empresas de un universo de 119.956).

Para las que aún no han hecho el cambio, Ricardo Pizarro, jefe de este departamento de SII, insta a iniciar pronto el proceso, “evaluando si necesitan adaptar sus sistemas y modelos de negocios, y también cuáles son sus necesidades, con el objetivo de encontrar la mejor solución de facturación electrónica para su empresa”.

En la práctica, las empresas deben decidir si adquirirán un software o bien, si optarán por la solución gratuita que ofrece el SII. “Actualmente, del total de pymes que facturan electrónicamente, 85% utiliza el sistema de facturación gratuito del SII y solo 15% usa un software propio y/o de mercado”, apunta Pizarro.

Muchos Beneficios

Sea cual fuese el sistema elegido, las ventajas que se pueden obtener de la adopción de la facturación electrónica son importantes.

Para Jaime Soto, secretario general de la Asociación Chilena de Empresas de Tecnologías de Información (ACTI), la facturación electrónica se puede transformar en un “excelente negocio para las compañías que la adoptan”.

La más evidente -señala- es el ahorro de tiempo y dinero en la realización de los procesos. “Operar con documentos tributarios electrónicos permite a los contribuyentes hacer importantes avances en sus procesos de negocio, ya que mejora la relación cliente/proveedor, permite diferir la declaración y pago del IVA hasta el 20 de cada mes cuando se realiza la declaración y pago por internet, y libera de algunas cargas tributarias”, apunta.

Asimismo, recuerda que los contribuyentes que emiten factura electrónica  no necesitan concurrir a las oficinas del SII a timbrar documentos, ya que la autorización de los folios se realiza vía internet, ahorrando tiempo, costos de traslado y evitando esperas.

Otras ventajas son el ahorro en costos de impresión, despacho y almacenamiento de documentos tributarios y la seguridad en los procesos, pues no solo elimina el riesgo de pérdida de facturas timbradas, sino que también permite verificar en línea la validez de los documentos. Coincide Aliosha Bertinit, gerente comercial de Paperless, empresa especialista en documentos electrónicos, al señalar que el principal beneficio del uso de las facturas electrónicas es el ahorro y la optimización de los procesos internos.

Sin embargo, asegura que – en el contexto de la optimización de procesos- los ahorros son mucho mayores, pues “se pueden conectar los sistemas de los clientes a través de la factura electrónica, de manera que, por ejemplo, se elimina la digitación y los procesos de aprobación/rechazo son directamente realizados en los sistemas. En este contexto, se traspasan los recuerdos a actividades que agregan mucho más valor a la operación”.

Problemas frecuentes

Con todo, el cambio al sistema de factura electrónica no siempre es simple, especialmente para las empresas más pequeñas.”Muchas veces el principal problema con el que se enfrentan las empresas para adoptar el sistema de facturas electrónicas es cultural. En este sentido – y afortunadamente es cada vez menos-, puede haber una resistencia al cambio de parte de las empresas y sus trabajadores, tal como sucedió desde el uso del fax al correo electrónico, por ejemplo”, ejemplifica el secretario general de ACTI.

A su juicio, las pymes son las más susceptibles de vivir estas problemáticas, ya que “muchas veces no cuentan con estructuras administrativas acordes para atender las nuevas obligaciones, así como también pueden no tener los recursos económicos que requiere la incorporación de hardware y software” adecuado.

Bertinit, a su vez, estima que las principales dificultades están determinadas por los cambios internos (procesos, sistémicos, etc.) que deben realizar los clientes para ajustarse a la factura electrónica.

Adicionalmente, advierte que es importante considerar que la elección de una solución de facturación electrónica (migración/cambio/reemplazo) “tiene un horizonte mínimo de 12 meses”.

Fuente: Chilefactura.cl

Oportunidades y desafíos de la PYME digital

Las herramientas de gestión digital pueden ser un tremendo aliado, no únicamente por su accesibilidad, sino también por su empatía con el medio actual y por la posibilidad que entregan de administrar la información.

Qué duda cabe. Las tecnologías de la información han cambiado la forma de trabajar y comunicarse; han transformado la manera de comprar, entretenerse y, en definitiva, de vivir. En Chile, la conectividad hoy supera el 70%, nada mal para un país en vías de desarrollo; aunque hay otros, como Finlandia, donde sobrepasa el 140%. Incluso, en la actualidad se habla de una revolución digital, donde el tamaño del sector de la economía de la información pasó a representar de un 3% a un 3,4% sobre el total de la economía chilena, el último año, según datos de la Fundación País Digital.

Así como es una tremenda oportunidad esta revolución digital, también conlleva grandes desafíos, especialmente para las pequeñas y medianas empresas, pymes que día a día buscan abrirse un espacio en cuanto a competitividad, productividad e innovación.

En ese sentido, las herramientas de gestión digital pueden ser un tremendo aliado, no únicamente por su accesibilidad, sino también por su empatía con el medio actual y por la posibilidad que entregan de administrar la información, activo clave que puede implicar importantes ventajas. Entre ellas, el mejoramiento de la eficiencia y administración o gestión corporativa, la reducción de costos operacionales y de producción, la toma de decisiones y la seguridad.

Al respecto, y a modo de ejemplo, según un estudio de Nucleus Research, por cada dólar que se invierte en un ERP se tiene un retorno de US$ 7.23.

Más aún, con un ERP 100% web la rentabilidad y competitividad de una empresa pueden aumentar en un 30% y en similar cifra disminuir sus costos en gestión administrativa.

Acortar brechas

Y de acuerdo a un reciente informe realizado por la consultora Price Waterhouse Coopers, la implementación de un ERP mejora la calidad de la información en un 65% de las empresas; reduce la necesidad de personal en el 35% de los casos; y disminuye los gastos en Tecnologías de la Información en aproximadamente el 20% de las implementaciones.

No obstante, para entrar de lleno al mundo digital es preciso acortar la brecha que aún existe, ya sea por grupo etario, por región, por tamaño de empresa o por recursos. Ese es otro gran desafío que implica el trabajo conjunto de entidades tanto públicas como privadas. Las primeras, entregando las condiciones necesarias, en lo relativo a normativas, infraestructura, cobertura, seguridad y fomento; las segundas, produciendo y promoviendo tecnologías capaces de apoyar los requerimientos de personas y empresas cada vez más empoderadas y conectadas.

Las pymes tienen que vencer sus barreras culturales en cuanto a la necesidad de modernizarse, tecnologizarse y entender que de ello sólo puede obtener beneficios; deben romper el mito de que la tecnología es cara o engorrosa; muy por el contrario.

En definitiva, tienen que tener la convicción de que la revolución digital es una oportunidad para ordenarse, modernizarse, ahorrar, optimizar su gestión y aumentar sus posibilidades de crecimiento.

Seguridad Informática PYME: “Si no protege los datos de su negocio, pierde clientes”

En Chile existen alrededor de 1 millón de micro, medianas y pequeñas empresas. Eso incluye emprendedores y las así llamadas Pymes. De ellas un gran número buscan avanzar y subsistir en sus diferentes rubros. De esa “torta”, muchos ofrecen servicios donde el gran valor agregado de la empresa son sus datos, ya sean clientes, contactos, proveedores, etc. ¿Cómo se protege esa información hoy en día?, ¿Cuánto dinero debo disponer para estas medidas preventivas? Esas y otras preguntas las respondió en exclusiva para Portal Pyme Daniel Molina, Director de Mercados Estratégicos de Kaspersky Labs en América Latina.

¿Cómo es el acercamiento que pueden tener las Pymes en lo que es la seguridad informática?

“Las Pymes para los países de América Latina son lo principal del negocio. Aquí en Chile el 80% de los negocios son Pymes. En facturación deben ser como 45% o 50% de la facturación total, porque realmente son el enlace y la cadena logística que alimenta todo lo demás. Desde el Gobierno hasta la tienda de la esquina, hay muchas Pymes entre uno y otro. Ahora, la manera de tomar decisiones de una Pyme, es mucho más madura en término de negocio que muchas empresas grandes, por lo que es el dueño del negocio quien está muy cerca de las decisiones y realmente ahí es donde toma las decisiones como si la plata fuera de ellos, porque la plata es de ellos”.

Ya, pero ¿qué tanto involucra para una Pyme la protección de sus datos?

“Es la sangre de su negocio. Si no protege los datos de su negocio no tiene ventaja competitiva. Si una Pyme no protege los datos de su negocio, pierde clientes. O sea, de una forma muy fácil: si tú ves que la tienda de la esquina perdió tu tarjeta de crédito, ¿la vas a usar ahí otra vez? No hay manera. Si tú ves que tus datos fueron filtrados por una entidad sea de Gobierno o sea comercial, te sale un recelo que la próxima vez vas a pensarlo dos veces en ir ahí mismo. Entonces, si una Pyme no tiene un proceso para proteger los datos va a perder clientes. Un ejemplo claro de esto es una historia que vi en Estados Unidos: una empresa se dedicaba a procesar tarjetas de crédito. Tuvieron una brecha y perdieron datos de 44 millones de tarjetas de crédito por un tema de ingeniería social. Perdieron dos clientes, desafortunadamente solo tenían dos clientes, Visa y American Express. Dos menos dos, cierran las puertas”.

En ese sentido, ¿Cuánto debería ser el gasto en seguridad informática que debe considerar una Pyme?

“A ver, normalmente 7% de lo que gasta una empresa en total debe ir a TI. Y de ahí 15% lo enfocan a seguridad. Pero, no es suficiente”.

Entonces, ¿cuánto debería ser en tu opinión?

“Eso depende de cuánto valoran sus datos. Yo cuando me siento con empresas grandes lo primero que les pregunto al CEO o al Director de Tecnología es ¿tú, a quién le reportas?¿A las finanzas, o a la mesa directiva?. Dependiendo de la respuesta sé qué tan estratégico es la tecnología para la empresa. Si es finanzas es un gasto y están tratando de minimizar y nunca van a gastar. O sea siempre están buscando como reducir el impacto a la rentabilidad del negocio. Si el CEO reporta a la mesa directiva, entonces realmente la tecnología es un habilitador para sus negocios y lo toman mucho más enserio. Luego, no hay número fijo, pero con un gasto de un 15% asumimos que la gente tiene la concientización por cultura”.

¿Se debe apuntar a una culturización de la seguridad informática entonces?

“Las herramientas muchas veces son tecnologías, pero el desarrollo de la cultura es mucho más profundo. Si la gente se responsabiliza, las decisiones son muy diferentes, y la seguridad es la única decisión que ves donde tecnología toma decisiones para el negocio. Entonces, si nos enfocamos como empresa: tu hiciste los datos, tu usas los datos, entonces tu tomas la responsabilidad por cómo se hacen esos datos. Ya no puedes culpar al velador del edificio cuando se incendia. TI es el velador de los datos, no hizo los datos, no usa los datos, pero cuando algo sucede a quien culpamos… a TI”.

¿Qué sugerencia le darías a un dueño de Pyme en esta materia?

“Lo más importante de todo, es tomar responsabilidad por los datos que están creando, porque esos datos son los que utilizan para tomar decisiones. Entonces, los datos son la sangre de su negocio y si no están protegiendo la sangre de su negocio están perdiendo la ventaja competitiva que tienen”.

KASPERSKY Y LAS PYMES

¿Cómo se responde a los requerimientos de seguridad de una Pyme?, que pueden ser muy distintos a los de una gran empresa…

“Lo que está atacando a las Pymes ni son amenazas ni avanzadas o persistentes. Son las mismas tonterías de hace 10 años. Entonces, lo básico es parchar tu sistema y revisar tus bitácoras de qué está sucediendo. Luego, hay que hacer lo básico para proteger tus datos: concientizar a tu gente. La gente normalmente no quiere dañar a su empresa, pero cuantas veces vemos la historia del tipo que mandó un Excel y escondió la columna que tenía las tarjetas de crédito y lo manda por correo.  Las herramientas se las tienes que ofrecer a los empleados y mientras más transparente sea para el empleado, mejor la seguridad. Si yo tengo que pensar en la seguridad, ya perdimos. Entonces, tenemos que tener una postura y una política en que es parte de nuestra cultura proteger los datos. Por eso, Kaspersky hizo una solución específicamente para las Pymes denominado Small Office Security que está hecho para gente que no tiene persona de TI en la empresa o a alguien tercerizado. Entonces, nosotros le damos las herramientas para poder desde cualquier máquina poder ver lo que está sucediendo en cualquier otra máquina”.

Fuente: Chilefactura

Más de 200 mil empresas chilenas facturan electronicamente

La factura electrónica se asienta en la sociedad chilena. Después de un año y medio de la puesta en marcha obligatoria de este sistema para las grandes corporaciones, el pasado mes enero se alcanzó la cifra de 210.467 empresas inscritas en el régimen digital. Es un dato del Servicio de Impuestos Internos (SII), que tiene previsto superar los 360.000 contribuyentes electrónicos a partir de 2017.

En Chile, la facturación electrónica es posible desde el año 2003. De hecho, fue el primer país de Latinoamérica en introducir esta tecnología. Sin embargo, el denominado Documento Tributario Electrónico (DTE) fue de carácter voluntario para las empresas hasta 2014, cuando el SII estableció un cronograma progresivo de adopción.

Actualmente, todas las grandes corporaciones de Chile emiten DTE de forma obligatoria. Además, a partir del 1 de agosto comenzarán a sumarse las pequeñas y medianas empresas. El objetivo es que en febrero de 2018 la factura electrónica se haya generalizado por completo en la sociedad chilena. Un reto que parece sencillo, teniendo en cuenta las cifras proporcionadas por el SII.

Hoy en día, de las más de 200.000 compañías que hacen factura electrónica, solo 11.709 están obligadas a ello. Las restantes se han sumado a esta tecnología de forma voluntaria. Y es que entre 2014 y 2015 el crecimiento que registró el DTE fue de un 66%. Este incremento se debe, sobre todo, a los beneficios que supone este sistema para las empresas: desde el ahorro de costos económicos, hasta una mayor optimización de las gestiones.

Pero las ventajas de la factura electrónica van más allá del mundo de los negocios. También el Sector Público se está beneficiando de esta tecnología, ya que perfecciona el control fiscal y reduce la evasión económica. Por eso, el modelo chileno se ha convertido en una referencia para otros países de todo el mundo.

Fuente: Chilefactura