¿Cómo debe ser un Datacenter ideal?

Los datacenter (o centros de datos) vienen de todas formas y tamaños, sus diseños motivados por una multitud de factores.  Éstos pueden ser muy variables, como el propósito para el cual se utilizan, hasta el ambiente físico en el que se ubican, los materiales de los que se construyen o incluso quien lo diseña: compañías globales, operadores de telecomunicaciones, especialistas de cloud computing, etc.

A pesar de la diversidad de factores si un nuevo centro de datos quiere alcanzar el estatus de “ideal”, hay un grupo de características que siempre deben estar presentes en el proyecto.

Costo Bajo

Mantener el CAPEX lo más bajo posible es siempre un factor importante en el proceso de toma de decisiones.  De hecho, las restricciones de CAPEX provocan que no se lleguen a construir los centros de datos, ya que el costo inicial es considerado demasiado alto. Así que para los operadores que tienen un presupuesto limitado disponible para expandir un centro de datos existente o construir uno nuevo, considerar un centro de datos prefabricado es normalmente la mejor opción. Los centros de datos modulares (no confundir modulares con contenedores) permiten un CAPEX más bajo desde el día uno, lo que puede ser crítico para un caso de negocio positivo y para conseguir que el proyecto se lleve a cabo.

Sin embargo, el éxito financiero no es impulsado simplemente por lograr un gasto bajo de capital.  Reducir los costos operativos recurrentes también es crítico en lograr el mejor caso de negocio para un operador de centros de datos.  Aquí es donde se requiere un equilibrio para asegurar que el capital invertido sea justificado a través de los ahorros adquiridos con la eficiencia.  Por ejemplo, un cálculo de costo total de propiedad (TCO por sus siglas en inglés) que compare sistemas de enfriamiento con precios y eficiencias variables entregará resultados muy diferentes, conforme la línea de tiempo aumente.  Así que el CAPEX y el OPEX no pueden analizarse por separado, ya que el realizar una inversión óptima en CAPEX podrá ofrecer niveles consolidados y manejables de OPEX.

A Prueba de Futuro

Mientras que los operadores regularmente tratan de minimizar la inversión inicial lo más posible, siempre querrán que su centro de datos esté listo para el futuro, de forma que la instalación pueda aumentar al ritmo de las crecientes demandas de los clientes y del mercado, pero sin interrumpir las operaciones existentes.  Los negocios rara vez crecen de una manera totalmente predecible y lineal, así que un elemento clave para que un centro de datos sea a prueba de futuro no es únicamente su capacidad para crecer, sino también contar con una flexibilidad integrada que pueda adaptarse a las necesidades cambiantes del mercado.  Este tipo de flexibilidad se puede conseguir con elementos como techos altos (hasta 5m), piso blanco libre y sin columnas; y la capacidad de reconfigurar o expandir el edificio para acomodar cambios operativos o de servicios.  Estas características se asocian principalmente con los edificios de centros de datos prefabricados, como el eCentre de Flexenclosure, en contraposición con las instalaciones tradicionales.  Además, las soluciones prefabricadas reducen la presión del operador por conseguir estimaciones correctas a largo plazo, permitiéndole estar seguro de que podrá adaptarse a los nuevos cambios tecnológicos y requerimientos de los clientes conforme ocurran.

Tiempo corto para estar operando

En la mayoría de los casos, en el momento en que un operador asigna un presupuesto y coloca una orden para un nuevo centro de datos, la instalación ya va tarde. “Para ayer” es la respuesta típica cuando se pregunta para cuando se requiere que la instalación esté en marcha, así que el tiempo desde que se concibe el diseño hasta que pueda estar en funcionamiento es siempre un factor crítico. Normalmente es imposible alcanzar tiempos cortos en proyectos de construcciones tradicionales, así que la solución es nuevamente las instalaciones prefabricadas que pueden completarse mucho más rápido. Un tiempo corto para estar operando asegura que el operador se mantenga delante de la competencia y asegura un mejor retorno de inversión, ya que el capital invertido comienza a generar ganancias mucho más rápido.

Alta Calidad

Una de las demandas clave de los usuarios finales para considerar el servicio de hospedaje en un centro de datos es el tiempo de funcionamiento con disponibilidad garantizada de casi el 100%, 24/7. Con tantos casos de compañías que ya valoran los datos e infraestructura de red como sistemas de misión crítica, las fallas e interrupciones de los centros de datos son ahora titulares de las noticias.  Ni los operadores ni los clientes quieren ser parte de estos sucesos, así que la calidad de cualquier instalación nueva debe ser siempre predecible.

La industria de centros de datos es relativamente joven, con normas y certificaciones que aún están evolucionando, pero la TIA-942 junto con el Uptime Institute están asegurándose que el diseño y la calidad de construcción se muevan en la dirección correcta. La confiabilidad de un centro de datos no sólo se ve afectada por interrupciones de energía en los equipos.  Los entornos desfavorables en los que las instalaciones deben ser construidas pueden también tener un impacto serio en su disponibilidad. Así que para estar totalmente tranquilos, los operadores deben asegurarse que la compañía que esté diseñando y construyendo su centro de datos tiene la suficiente experiencia para construir instalaciones que hayan sido certificadas para soportar cualquier evento como ciclones, terremotos, inundaciones, etc.

Seguridad

Desafortunadamente vivimos en un mundo donde la seguridad es una de nuestras mayores preocupaciones, y para muchas compañías la seguridad de sus datos es un asunto crítico; así que garantizar la seguridad física de sus servidores es vital para cualquier operador. Esto puede conseguirse a través del uso de jaulas o confinamientos con acceso restringido utilizando sensores biométricos y monitoreo de CCTV. El plan de seguridad del sitio incluirá diversas zonas y caminos de acceso para clientes, recepción de materiales, servicio y mantenimiento a equipos, etc., ya que en ocasiones la amenaza puede no ser dirigida únicamente a un cliente en particular, sino a toda la instalación. La implantación de múltiples protocolos de seguridad para gestionar amenazas potenciales de seguridad es de suma importancia para cualquier operador de centros de datos.

Existen otros factores que los operadores pueden tomar en consideración al especificar sus requerimientos para actualizar o construir un nuevo centro de datos, pero estos cinco elementos: costo bajo, a prueba de futuro, tiempo corto para operar, alta calidad y seguridad deben ser parte central del plan para un proyecto ideal que pueda cubrir sus necesidades.

Fuente: Corporateit

Advertisements