Cosas a considerar si hace compras online en el extranjero desde Chile

La mayoría de los sitios, como Amazon o eBay, incluyen el despacho a Chile y los impuestos aduaneros al momento de pagar la cuenta en la página web. Sin embargo, hay otros comercios electrónicos que no incluyen el traslado del producto ni los gravámenes. En ese caso, es recomendable contratar un servicio de casilla (se cobra por kilo trasladado) y revisar las tarifas aduaneras según los ítems que ingresan al país.

En Estados Unidos, el año pasado se vendieron US$ 2.720 millones durante el llamado Black Friday (el día después de Acción de Gracias), considerando solo compras online , y en torno a US$ 3 mil millones en el Cyber Monday (el lunes siguiente, según datos de la Cámara de Comercio de Santiago).

Los también conocidos como “viernes negro” y “lunes cibernético” son fechas esperadas por muchos para hacer compras especiales, ya que las tiendas norteamericanas (y cada vez más alrededor del mundo) ofrecen enormes descuentos que muchas veces superan el 80% del precio real, más aún teniendo en cuenta que el día de ofertas se lleva a cabo tan cerca de las fiestas de fin de año (cada último viernes de noviembre).

De hecho, durante estos eventos, y sobre todo en el Cyber Monday (donde las ofertas son solo online y, por ende, se puede comprar desde cualquier parte del mundo), los chilenos realizan al menos tres compras, con un valor promedio de entre US$ 50 y US$ 150 por cada una, y de ahí hacia arriba, revelan desde distintos servicios de casillas en Chile.

En la mayoría de los casos, las compras incluyen el pago de impuestos y el despacho a Chile, pagando por este último un valor adicional que ronda los US$ 10, pero que puede saldarse al momento de la operación. Sin embargo, hay una gran cantidad de sitios adheridos que no cuentan con el traslado del producto a nuestro país -tan populares como Walmart o Best Buy-, y en ese caso es necesario contemplar otros costos asociados.

Hay que considerar tres pagos: el producto, casilla e impuestos en Aduanas

En caso de que la tienda donde esté comprando no cuente con despacho directo desde Estados Unidos a Chile, debe esperar al menos tres pagos distintos: el del producto en la tienda; el costo de un servicio de casilla en Estados Unidos y que traslade el producto a Chile (como Eshopex y Hot Box), y los gravámenes en Aduanas.

En general, el servicio de tener una casilla en EE.UU. (opción que ofrecen algunas empresas en Chile) no tiene un costo de creación ni de mantención mensual; solo existe una tarifa por kilo transportado, y que va, por ejemplo, desde los US$ 31 por tres kilos desde Miami a Santiago a través de Hot Box. Este va aumentando de acuerdo al peso del producto. En tanto, a través de Eshopex, el despacho de un producto que pesa 10 kilos puede costar US$ 106 desde Miami.

Respecto del cobro de impuestos, desde Aduanas de Chile explican que todos los envíos con un valor superior a US$ 30 (unos $20.300) quedan afectos a pago de derechos y gravámenes. “Eso sí, hay que tener en cuenta que gran parte de las veces hay un porcentaje relevante de las compras que ingresan erróneamente como correspondencia, evitando el pago de derechos de importación e IVA”, explica George Lever, director del Centro de Economía Digital de la Cámara de Comercio de Santiago.

En cuanto a los tributos, estos corresponden al pago del derecho ad valorem (6%) sobre su valor CIF (costo de la mercancía + prima del seguro + valor del flete de traslado) y al pago del IVA (19%). (Ver recuadro para ejemplo).

Por internaciones de hasta US$ 1.000 (unos $678 mil), el trámite lo puede realizar directamente la persona ante Aduanas; sin embargo, sobre ese valor se deberá contratar a un agente de Aduanas. Normalmente ellos cobran entre el 1% y el 1,5% del monto CIF.

En este caso, el importador debe entregar al agente los documentos de base que se requieren para confeccionar una “declaración de ingreso”. Entre estos, se pide la factura comercial original y una declaración jurada del comprador sobre el precio de las mercancías. Este último documento lo entrega y gestiona el mismo agente.

Cuidado con las clonaciones y ciberdelitos

Un aspecto que no se debe descuidar durante estos grandes eventos comerciales son las estafas a través de la web. De hecho, solo este año, el 4,3% de los hogares en el país declaran haber sido víctimas de un delito informático, según la Subsecretaría de Prevención del Delito.

Por eso, tanto la Asociación de Bancos como la Subsecretaría de Prevención del Delito y la Cámara de Comercio de Santiago entregan consejos en torno a la compra online para evitar timos económicos.

La mayoría son simples y solo demandan un poco de atención. Así, por ejemplo, en la barra de navegación hay que revisar que la dirección del sitio web comience con las letras https y que haya un “candadito” o alguna otra forma de certificado de seguridad digital para asegurarse de que el sitio encripta la transacción de punto a punto. Nunca se deben enviar los datos de la tarjeta de crédito por e-mail .

Asimismo, algunos bancos e instituciones financieras permiten crear un número de tarjeta de crédito virtual para realizar la compra. Por lo general, es un número único que se puede utilizar una sola vez.

Por otro lado, los bancos tienen sistemas de vigilancia que operan las 24 horas del día diseñados para detectar fraudes y usos no autorizados de la tarjeta de crédito. Sin embargo, es importante poner atención a los estados financieros tanto en papel como en línea. Si nota algo sospechoso, debe llamar a su banco de inmediato.

Además, se puede desactivar la función de autocompletar para evitar que se guarden los datos de la tarjeta de crédito e información personal sin que el usuario se dé cuenta.

También se debe poner atención a la seguridad de los medios de pago, ya que en el extranjero habitualmente utilizan menos medidas de verificación que las que se acostumbra en Chile.

En cuanto a la compra propiamente tal, hay que fijarse en los tiempos de despacho y costos totales hasta el domicilio. “Lo más importante es comprar en sitios que den confianza, idealmente en aquellos en que se han realizado compras previas con buena experiencia. Yo recomiendo fijarse en las calificaciones de otros usuarios”, dice Lever.

También es clave informarse sobre las garantías de los productos y cómo hacerlas efectivas, tomando en consideración que la institucionalidad local que protege los derechos de los consumidores no tiene, en la práctica, jurisdicción sobre proveedores que están en el extranjero.

Los chilenos realizan al menos tres adquisiciones en estas fechas, con un valor promedio de entre US$ 50 y US$ 150 por cada compra, y de ahí hacia arriba revelan desde distintos servicios de casillas en Chile.

Fuente: Eyn