Las apps consiguen más conversiones en ventas que un eCommerce

En la actualidad han surgido distintas soluciones en el mercado cuya función es crear apps rápidas orientadas al mundo ecommerce. Al reflexionar sobre esta cuestión debemos analizar por qué están surgiendo, qué beneficios pueden aportar y cuáles pueden ser los requerimientos de su implementación.

Desde eComm360, consultora de negocio online, explican que si buscamos un por qué, podríamos deducir que hoy día se cruzan varias realidades: el aumento del tráfico en los dispositivos móviles, la necesidad de encontrar nuevas formas de comunicar con las bases de datos y una gran parte de los comercios que requieren sistemas para mantener políticas de loyalty en todos sus canales, físicos y online. Así que la mejor manera de ayudar a los usuarios de un ecommerce a tener la tienda online cerca es mediante una app.

Según destaca Isaac Bosch, CEO de la compañía, “entre los beneficios más destacables se encuentra ofrecer notificaciones menos invasivas y con funcionalidades omnichannel”. Diferentes estudios realizados indican que la conversión es mayor en las visitas con origen en una app que las realizadas por los otros canales como el orgánico.

Hasta la fecha existían pocas alternativas para el desarrollo de una app, o realizarla a medida mediante lo se conoce por aplicaciones nativas o desarrollo mediante constructores muy básicos. Actualmente han surgido algunas opciones que permiten la visualización de los ecommerce en su versión responsive, mediante una app, lo que se conoce como el encapsulamiento de un site. Algunos ejemplos destacables por su relación funcionalidad/precio/escalabilidad son Tapperup, Ohlalapps, Upplication, Kingofapp, upplications y goodbarber.

El diseño y la integración del responsive son de vital importancia, pues se está usando para ambos canales: navegador y app. Por ello este deber estar a la altura de simular una app en su versión navegador.

Hay que entender que el diseño responsive debe tener una aplicación de elementos adecuada al medio. Es por ese motivo que no requiere todas las funcionalidades que tiene un ecommerce en su versión desktop, sino que debe tener las básicas e imprescindibles. Las ubicaciones de todas ellas deben estar pensadas en la usabilidad de los “dedos”.

Para que una app triunfe, no tan solo deberemos ofrecer a nuestros clientes actuales dicha APP sino que deberemos realizar acciones en su propio marketing como el posicionamiento, llamado ASO, poder poner herramientas de análisis, etc. Cada canal requiere un esfuerzo, según la fortaleza de la marca, así que la gestión de las expectativas en relación de los posibles resultados será determinante en el impacto de este nuevo canal en el resultado de negocio de nuestro proyecto.

Fuente: ecommerce-news.es

Advertisements

CEO de eBay: Estamos ante un cambio histórico del retail tradicional como lo conocemos

Uno de los momentos más esperados en la pasada edición de SHOPTALK Las Vegas, fue la participación del CEO de eBay, Devin Wenig, quien habló sobre el futuro de eBay (en especial sobre la importancia de las entregas rápidas), pero también para reflexionar sobre el cambio que está aconteciendo en el sector retail en general.

El futuro más inmediato de eBay pasa por alcanzar sus expectativa de ventas marcadas para este ejercicio, que se situarían sobre los 90.000 millones de dólares para este 2017, eBay continúa refinando su estrategia para destacarse en el apretado paisaje de comercio electrónico.

Una de las apuestas de eBay será por la tecnología AI (artificial intelligence) machine learning, implementando herramientas que ayuden a entender con exactitud los gustos del usuario: apostar por la navegación personalizada. ¿El objetivo final? “Queremos que eBay sea el sitio donde la gente pase más tiempo y disfrute de su experiencia, ya sea para comprar o para descubrir”, señalaba el directivo.

“El usuario online pide mucho valor añadido, exigiendo más a las empresas digitales, como demuestra el hecho de que solo 3 o 4 marketplaces se hayan convertido en verdaderamente grandes”.

Otro de los grandes objetivos de eBay es India, el próximo gran mercado mundial llamado a superar los números que actualmente marca China como el gran mercado digital. “eBay India es muy importante para nosotros, tanto por su tamaño como por su dinamismo, así como por la rápida adaptación tecnológica de su población. Es la tormenta perfecta (perfect storm) y se está produciendo muy rápido ese movimiento. Estar en India no es una opción. Es una obligación”.

Cabe señalar que días después de estas declaraciones, eBay anunciaba sus planes de alianza con el gran player local (Flipkart) para combatir contra Amazon.

¿El fin de la era Brick and mortar?

Para Wening, estamos asistiendo en estos momentos al punto de inflexión en el mundo de los retailers tradicionales (brick & mortar); un cambio que llegará más pronto de lo que muchos pueden imaginar.

“El cuarto trimestre del año pasado fue un momento histórico muy importante. Creo que marcó un punto de inflexión donde comienza el cambio del comercio tradicional tal y como lo conocemos. Y creo que la reestructuración de esta industria va a suceder más rápido de lo que mucha gente piensa. Este último trimestre será el periodo al que la gente mire hacia atrás y dirá: Fue entonces cuando la actual estructura de la industria fue irrecuperable”, sentenció.

Para Wening, los brick & mortar tradicionales se convertirán cada vez más en “mini centros de distribución” para probar su valor, como lo refleja la propia inversión que está haciendo eBay en sus soluciones de Click & Collect, como también lo está haciendo Amazon con sus iniciativas como Amazon Go, o los propios lockers (Amazon Lockers e International Pick Up Points) de la compañía fundada por Jeff Bezos.

“Creo que la muerte total de las tiendas ha sido exagerada. El consumidor quiere tiendas. El mundo entero no será online. Pero hay problemas de capacidad y utilidad en el comercio minorista. A la gente no le gustan las malas experiencias en tiendas físicas”.

Fuente: ecommerce-news

7 consejos para triunfar en el mundo del eCommerce

Finalizado un nuevo e-commerce Day en nuestro país, revisamos el estado actual del comercio electrónico, las tendencias y las oportunidades que representan tanto para las empresas como para los consumidores.

Gracias al análisis de Big Data y analytics, las tiendas pueden encontrar al cliente correcto en el momento indicado y para el producto adecuado. Esto significa, que con la cantidad de información histórica que hoy genera el comercio electrónico en base al comportamiento de compra de los usuarios, se puede tomar toda esta inteligencia, procesarla y así mejorar la experiencia de los compradores.

Miguel Elías, Gerente de Negocios Online de Samsung Electronics Chile, entrega siete consejos para enriquecer la experiencia de compra de los clientes y cómo identificar aquellos puntos en donde se pueden introducir mejoras y contar con una base de usuarios fieles y satisfechos.

1. Una presencia mobile es indispensable: Con más del 50% de las búsquedas en la Web hechas desde dispositivos móviles en Chile, ¿cómo pueden las empresas aprovechar esa oportunidad y capitalizarla en beneficio de sus ventas? No hablamos sólo de personas que buscan antes de salir de casa a una tienda, sino de consumidores que desde la misma tienda realizan otras búsquedas para tener opiniones de otros clientes respecto de un producto o servicio o incluso compararlo con otros. Las marcas deben estar en el mundo móvil para ser competitivas.

2. Aprovechar la alta bancarización en Chile: Los medios de pago son totalmente relevantes para impulsar el comercio electrónico. En Chile, si bien no tenemos una amplia masa de consumidores como Brasil, sí contamos con la gran ventaja de tener la base necesaria para el e-commerce. Con esto nos referimos a una alta bancarización, acceso a tarjetas de crédito y penetración de Internet, que en nuestro caso se encuentra por sobre el 70% y somos el número 10 a nivel mundial en este tema. En este sentido, el siguiente desafío es contar con mayor competencia y no perder nunca de vista avanzar en cuanto a la seguridad de los pagos.

3.El e-commerce está abierto a todas las categorías de productos y servicios: En Chile, el comercio electrónico ha crecido de forma sostenida durante los últimos años y las personas se están aventurando cada vez más a explorar categorías nuevas. Al comienzo fue muy fuerte con los grandes productos de tecnología, pero ahora rubros como ropa, alimentos, viajes y múltiples experiencias de entretenimiento tienen un espacio ganado entre los consumidores. Por esto, desde pequeñas tiendas hasta grandes retailers tienen mucho potencial de éxito.

4. Clientes expertos. No debemos desestimar su conocimiento: Una falencia que se debe evitar al hablar de un canal de e-commerce, es asumir que uno como vendedor sabe más que el cliente respecto a lo que está buscando en un sitio. Tenemos que hacer las cosas fáciles para ellos: tener un buscador y estructura de navegación que permita encontrar los productos de forma rápida y sencilla, sin perder de vista la amplitud de inventario.

5. Por obvio que suene, el mundo físico y digital son distintos: Es importante no autoimponer barreras de sistema legacy al mundo online, es decir, procedimientos heredados o antiguos que generalmente se traspasan desde el canal de venta física al digital, y que sólo complican más la experiencia del cliente. Un error común es hacer perder tiempo al consumidor pidiéndole datos innecesarios para cerrar una venta por e-commerce, pero que para una compra o boleta física eran parte de la rutina. Por ejemplo, de nada sirve pedir la dirección de despacho si la persona seleccionó la opción de retirar un producto en tienda.

6. Transparencia 24/7: La confianza es uno de los atributos que definen la lealtad de un cliente en una compra online a futuro. Debemos ser 100% transparentes con las condiciones de precios, disponibilidad y logística. Una buena práctica es mantener informado al cliente, durante todo el proceso de compra y de forma proactiva, lo que está ocurriendo con su pedido. Así por ejemplo, los sistemas de tracking online para ver minuto a minuto dónde está el paquete se vuelven muy relevantes.

7. Realidad aumentada y NFC: los próximos pasos para el e-commerce: Una tendencia que se está imponiendo con fuerza es la realidad aumentada asociada a procesos de compra online. Por ejemplo, cómo un usuario a través de un dispositivo móvil puede reconocer objetos del mundo real, a través de la cámara en su smartphone, para luego ser enlazado a sitios de comercio que los ofrezcan. Este tipo de interacciones estará disponible en el futuro gracias a equipos como el Galaxy S8, que junto a la interfaz Bixby de Samsung, permitirán reconocer imágenes fijas y en vivo para relacionarlas con el mundo digital.

Por otro lado, vemos con más frecuencia que en distintas partes del mundo es común no usar la tarjeta para pagar. Aquí, tecnologías como NFC o el llamado pago sin contacto, además de tecnologías como la de Samsung Pay, que ya está disponible en otros países, permiten que el celular controle tus gastos sin tener que abrir la billetera.  A esto se suman las tecnologías de recordación de datos de tarjetas o las que permiten escanearlas para no ingresar la información a mano, lo que hace más simple la compra. Si los datos se almacenan de forma segura para conocimiento de los usuarios, éstos preferirán siempre tener una experiencia más rápida.

Fuente: Corporateit

eCommerce Day: La tecnología aplicada en la experiencia de compra en Chile

El acceso a nuevas tecnologías y los avances de Internet, además de los cambios de hábitos y el nivel de manejo de plataformas y dispositivos, han cambiado el comportamiento de los consumidores y expandido la venta de diversos productos y servicios hacia nuevos canales.

Hoy las personas se sienten más seguras de realizar transacciones online. Según cifras del estudio “El consumidor online chileno” de Adimark, un 22% de chilenos afirma haber comprado por Internet durante el último año, siendo en su mayoría personas entre 25 y 44 años del sector socioeconómico ABC1 y C2. En este último aspecto, 27% son Millennials y 21% pertenecen a la Generación X, lo que devela que esta tendencia irá en aumento con el paso del tiempo.

Entendiendo este escenario, los comercios debieron sumarse al mundo online y hacerse partícipes de la transformación digital, para así no sólo acercarse a nuevos clientes, sino que también ofrecer al mercado una oportunidad de compra más cómoda, rápida y sencilla. Pero ¿están preparadas las empresas chilenas para el comercio online en fechas de alta demanda?

Jornadas como el “eCommerce Day”, realizado el pasado 27 de abril, incluyen atractivas promociones y descuentos, generando gran interés de los consumidores. Según la Cámara de Comercio de Santiago, en 2016 el comercio electrónico superó los US$ 2.820 millones en nuestro país, llegando a casi 3 millones y medio de compradores. Para este 2017 se espera que la cifra se acerque a los US$ 3.400 millones, lo que representaría un crecimiento del 20%.

El aumento del tráfico web en fechas como ésta puede generar un escenario óptimo para las ventas, pero a su vez, puede ser muy difícil de manejar. En este sentido, es clave que las empresas cuenten con una infraestructura tecnológica capaz de soportar el desafío.

Actualmente, existen tecnologías capaces de facilitar la experiencia de compra online. Por ejemplo, los controladores de entrega de aplicaciones o ADC (Application Delivery Controllers) -como NetScaler de Citrix– entregan la opción de balancear la carga del sitio web y contar con la flexibilidad necesaria para satisfacer no sólo demandas actuales, sino que también los incrementos significativos de tráfico que se producen en eventos como el eCommerce Day. Además son escalables, permiten optimizar recursos, disminuir tiempos de inactividad y cuentan con mecanismos de protección capaces de frustrar ataques cibernéticos.

Aunque las ofertas sean atractivas, si al momento de querer concretar la compra el sitio no funciona o si la espera para ver productos se vuelve interminable, no se cumple con la promesa de accesibilidad, movilidad y rapidez del comercio online. Probablemente esto no sólo genere una oportunidad de venta desaprovechada, sino que también la pérdida de un potencial cliente para futuras oportunidades. La recomendación entonces es acompañar las estrategias de e-commerce con la incorporación de tecnologías que permitan una mejor atención a los compradores virtuales. De esta forma estaremos preparados para los requerimientos de los consumidores y sus exigencias, garantizando que el sitio web estará listo y funcionando para cumplir con una experiencia de compra acorde a sus expectativas.

Fuente: Corporateit

Más de la mitad de los usuarios online declara haber sido influido por las redes sociales en sus compras

IAB, la asociación de publicidad, marketing y comunicación digital en España, ha presentado esta semana el Estudio Anual de Redes Sociales 2017, patrocinado por la empresa asociada Adglow una de las multinacionales españolas más importantes de tecnología y servicios publicitarios en el mundo y realizado en colaboración con Elogia. El estudio ofrece un análisis detallado del comportamiento de los internautas en Redes Sociales.

El 86% de los internautas de 16-65 años utilizan redes sociales, lo que representa más de 19 millones usuarios en España, lo que supone un aumento del 5% respecto al año pasado. El perfil del internauta que utiliza redes es tanto hombre/mujer, con mayor proporción de 31-45 años (38 años en promedio).

En cuanto al uso de las redes sociales, se usan unas 4,7 redes por usuario de manera declarativa, aunque se conocen más de 9 de forma sugerida. Facebook sigue siendo la red social por excelencia (91% usuarios), seguida de WhatsApp (89%), YouTube (71%) y Twitter (50%). Según datos declarativos, Instagram es la que más usuarios ha ganado (+11pp).

En cuanto a valoración, WhatsApp (8,3) y YouTube (8,1) son las redes sociales mejor valoradas, seguidas de Spotify (8,0), y Telegram (7,8). WhatsApp y Facebook son las redes sociales que más gustan ocupando ambas el 65% del porcentaje total, seguidas a mayor distancia por Instagram.

Aunque existan diferencias por sexo y edad, Facebook y WhatsApp son las redes transversales independientemente del sexo y la edad.

Frecuencia de uso

En cuanto a la frecuencia de uso WhatsApp lidera con más de 5 horas al día,  seguido de Spotify y Facebook. Twitch también tiene una alta frecuencia a diario (casi 4 horas), aunque la base de usuarios es bastante pequeña. Entre los usuarios de esta red de visualización de juegos online es normal que el promedio de horas sea alto.

Instagram y Telegram son las redes con mayor incremento de frecuencia de uso respecto al año pasado. Twitter y LinkedIn se encuentran aniveladas entre los que han aumentado visita y los que han disminuido la visita a estas redes sociales.

Entre las actividades que con más frecuencia se realizan en redes sociales, destacan chatear/enviar mensajes, con un 67 %, ver vídeos/música con un 59% y ver que hacen mis contactos con un 47%, por lo que se destaca que el uso de de las redes sociales continúa siendo “social”.

Acceso

El móvil es el primer dispositivo de acceso con un 94% (+3pp respecto a 2016), superando por primera vez al ordenador, que se mantiene en un 93% de penetración. En el móvil, Whatsapp, Facebook, Youtube e Instagram destacan principalmente. El peso de la tablet aumenta significativamente (pasando de un 28% a un 55%).  Se mantiene el Top 5 de redes accedidas: Facebook, YouTube, Twitter, Instagram y Spotify (con especial auge en Youtube e Spotify).

Prime time

Tanto en el ordenador, como en móvil y tablet, el Prime time destacado es a partir de la franja de las 20:30 hasta las 00:30, aunque la monitorización se activa a partir de las 10h.

Relación con las marcas

El 83% declara seguir alguna marca en redes sociales principalmente para estar informado de ellas. Los sectores más seguidos son los que pueden aportarle información/contenido más relevante o actualizado: entretenimiento, cultura y medios (66%); viajes, transporte y turismo (44%)  y tecnología y comunicación (41%). Para 1 de cada 4 entrevistados, el hecho que una marca esté presente en redes sociales, les inspira confianza (especialmente entre hombres jóvenes).

Cerca de un 40% declara que no tiene problema en compartir su información para que las empresas puedan ofrecer promociones y publicidad personalizada.

Redes Sociales y el eCommerce

Un 52% declara haber sido influido por las redes sociales en sus compras. La mitad de la muestra declara buscar información de productos o servicios durante el proceso de compra (53% +16pp vs 2016), principalmente en Facebook (64%).

Un 66% valora positivamente los comentarios en redes, comentarios que según un 53% sí que influyen en sus decisiones, dato que sigue aumentando año tras año.

1 de cada 3 usuarios ha ido la página de una marca en RRSS tras ver un anuncio en un medio, aumentando ligeramente respecto 2016.

Publicidad en Redes Sociales

Un 39% de los usuarios consideran que la publicidad no es una gran molestia para ellos,  siendo el banner el formato publicitario que sigue siendo el preferido dentro de las redes sociales, especialmente entre los jóvenes.

Un 26% acepta que la publicidad que se le muestre sea acorde a sus intereses. Un 47% afirma que la publicidad que ha visto se ajusta a sus expectativas. La mitad de la muestra considera que la frecuencia ideal para ser impactado es una vez a la semana.

En palabras de Antonio Traugott, Director General de IAB Spain “Aparte de la penetración que alcanza cifras altísimas, lo que más destaco es la importancia creciente que las redes sociales tienen para las marcas. El 83% de los usuarios declarar seguir a un anunciante; a un 25% le genera más confianza una marca que tiene presencia en este entorno; y un 40% está dispuesto a compartir información con empresas para recibir publicidad adhoc. Sin duda son datos muy positivos y que irán en aumento”

Fuente: IAB

Se acerca la novena edición de e-Commerce Day Santiago

Destacados expositores nacionales e internacionales analizarán las tendencias y nuevos desafíos que está imponiendo el e-commerce en la región y el mundo.

La Cámara de Comercio de Santiago (CCS) y el Instituto Latinoamericano de Comercio Electrónico (eCommerce Institute) realizarán el jueves 27 de abril, el “eCommerce Day Santiago 2017”, el encuentro de comercio electrónico más importante del país.

En su novena edición, el eCommerce Day Santiago 2017 partirá a las 8.30 horas, en Centro Parque donde se reunirán destacados líderes del sector, tanto a nivel local como internacional. Ellos analizarán las tendencias y nuevos desafíos que está imponiendo el comercio electrónico en la Región y en el mundo.

Entre estos expertos figuran el director de Relaciones Públicas e Institucionales del Futbol Club Barcelona, Gerard Guiu Ribe, quien se referirá a la trascendencia del equipo y su exitosa incursión en el comercio electrónico.

Asimismo destaca la presencia de Marcos Grilanda, gerente Regional de Amazon Web Services; Matias Bras Harriott, director digital de Sarkany.com; Gabriel Cabrera, director Regional de Marketing Digital, Negocios en Línea, CRM y Marketing Field de Sony Latinoamérica; Patricio Rojas Galleguillos, gerente eCommerce Cencosud Chile. También estará presentes Joan Miró, director NetQuest Iberia; Ramachandran Narayanan, experto en consultorías para empresas líderes en T.I. (Oracle, Cognizant, Accenture, Sapient, entre otras); Hernán Litvac, co-Fundador de Icommkt y Nicolas Valenzuela fundador y CEO de Andabi

El eCommerce Day Santiago 2017, evento apoyado por Chiletec, espera congregar a más de 2000 líderes de negocios y ejecutivos de empresas, contempla múltiples talleres y charlas temáticas, incluye intercambio de experiencias y casos de negocios, además de debates sobre las nuevas tendencias. El evento es parte del “Tour eCommerce Day 2017”, el evento más importante de Comercio Electrónico y Negocios por Internet de América Latina.

De acuerdo a las proyecciones de la CCS, las ventas online en el país habrían superado los US$ 2.820 millones en 2016, considerando que la cantidad de compradores se acerca a los 3 millones y medio. La proyección para 2017 se acerca a los US$ 3.400 millones, con un crecimiento cercano al 20%, muy superior al esperado para la economía en general.

Para más información http://www.ecommerceday.cl/

Fuente: Chiletec

Experto en e-commerce advierte rezago de las firmas chilenas en ventas online

En Inglaterra, las ventas por internet representan un 14% del total de los ingresos de una empresa, mientras que en Chile esa cifra se sitúa en apenas 1,5%.

Si bien el comercio electrónico ha ido ganando cada vez más terreno dentro del negocio de las principales firmas del retail del país, las empresas nacionales están aún lejos de los niveles que han alcanzado otros mercados más desarrollados en la materia.

Así lo expone el presidente del eCommerce Institute, Marcos Pueyrredón, quien afirma que mientras en países como Inglaterra y Alemania las ventas online representan 14% y 12%, respectivamente, del total de la facturación de las empresas, en Chile esa cifra se ubica en torno a 1,5%.

“En el caso de Brasil, todavía ese número de ventas no llega al 3% del total, y en los casos de Argentina y Chile, no llegamos al 1,5%. Esto, cuando uno analiza, es una ventana de oportunidades muy grande porque todavía resta un 98,5% de crecimiento de penetración”, afirma el experto.

En esta misma línea agrega: “Ahora lo que tiene que lograr Chile es que haya más empresas que superen el 10% de su facturación a través del canal online “.

Según explica, para alcanzar este objetivo es necesario que las empresas chilenas logren profesionalizar su oferta, a través de un mayor énfasis en la omnicanalidad. “Es lograr un juego de distintos procesos. Tanto de la búsqueda como del pago, la entrega, la atención, posventa, independientemente si el contacto con el vendedor es presencial o no presencial”, sostiene el presidente del eCommerce Institute.

Pese a que el retail chileno enfrenta aún importantes desafíos en esta materia, el experto asegura que si las empresas del sector se enfocan en el comercio electrónico, pueden superar las ventas de sus rivales extranjeros. “El que tiene más herramientas y recursos para poder competir y ganar la pelea al final es el retail tradicional, porque tiene cercanía con el cliente y sucursales. Cuando un retail se pone a hacer las cosas en serio, es muy difícil que su contrincante logre competir. El ejemplo más claro es Amazon, que está empezando a tener tiendas físicas, porque necesita esa cercanía con el consumidor y esa experiencia de compra física”, afirma Pueyrredón.

Fuente: Eyn

¿Cuáles son los medios de pago electrónico usados en Chile?

El avance de Internet como plataforma ha generado un desarrollo vertiginoso del comercio electrónico, abriendo nuevos horizontes para proveedores de bienes y servicios. Este avance acarrea que los sistemas de pago deban evolucionar, permitiendo a los consumidores pagar a través del mismo medio por el cual celebran sus contratos.

Un sistema de pago electrónico permite y facilita la aceptación de pagos para las transacciones en línea a través de internet. Los sistemas de pagos electrónicos realizan la transferencia del dinero (transferencia de información) entre compradores y vendedores en una acción de compra-venta electrónica, generalmente a través de una entidad financiera autorizada por ambos.

Esta evolución ya ha traspasado la barrera del computador de escritorio, llevando al e-Commerce a aparatos móviles como smartphones y tablets, ampliando la noción a m-Commerce.

Las maneras en que se instrumentalizan los medios de pago electrónico son muy variadas. A continuación se caracterizarán aquellos instrumentos más relevantes en el comercio electrónico.

1. Tarjetas Bancarias

Tradicionalmente, por razones de capital y de fe pública, han sido los bancos quienes emiten y operan las tarjetas. La tarjeta es el instrumento de pago electrónico por excelencia (por ejemplo VISA (tarjeta de crédito), VISA Electron (débito), MasterCard (crédito) MasterCard Maestro (débito), American Express (crédito), Diners (crédito), Transbank RedCompra (débito)). Es la más popular de las formas de pago empleadas en el comercio electrónico y los esfuerzos han ido destinados a ofrecer seguridad y confiabilidad a su uso. Sus manifestaciones más típicas corresponden a pagos de transacciones hechas por medio de tarjeta de débito y de crédito con cargo a las cuentas bancarias del titular.

En Chile la emisión y operación de tarjetas de Crédito y Débito se encuentra regulada por disposiciones del Banco Central de Chile, Capítulos III.J 1, y 2 del Compendio de Normas Financieras y la  Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras en su recopilación actualizada de Normas, Capítulo 8-3 para Crédito y 2-15 para Débito, sin perjuicio de otras circulares.

En un esquema clásico de transacción con tarjeta de crédito o débito participan los siguientes actores:

A. Emisor: Persona jurídica, generalmente un banco, que concede a un cliente una determinada tarjeta. El Banco tiene la facultad de emitir y poner en circulación una tarjeta, por cuanto en forma previa ha suscrito un contrato con una organización internacional de medios de pago que le ha otorgado la licencia, o bien son tarjetas de su propia emisión.

B. Adquiriente: Persona Jurídica, generalmente un banco, que afilia al Establecimiento Comercial para que acepte las tarjetas como medio de pago.

C. Tarjetahabientes o Tarjetadebitantes: Titular o Usuario de una tarjeta de crédito o débito.

D. Establecimiento Comercial: Acepta que el pago de sus bienes o servicios sean realizados con las tarjetas emitidas por el Emisor.

Eventualmente pueden existir otros participantes:
• Operador: Quien se encarga de realizar los servicios administrativos que requieran los emisores, tales como el Rol Emisor, Adquirente o ambos, la afiliación de los establecimientos comerciales y la relación con las Marcas Internacionales, por cuenta y riesgo de su mandantes.
• Marcas Internacionales
• Prestadores de Servicios de Redes.

2. Tarjetas Monedero

Dentro de las tarjetas bancarias están también las Tarjetas Monedero o Pre pago, estas son tarjetas emitidas por una entidad bancaria que incorporan un chip en el cual puede ser almacenado, previo pago en la entidad bancaria emisora, un  valor monetario que, a su vez, puede ser descontado fraccionaria o completamente en cualquier comercio que posea un lector de este tipo de tarjetas.

El sistema de tarjetas se fundamenta en la existencia de una transacción donde existe presencia física de la tarjeta crédito/débito, actualmente en una clave secreta que sólo el usuario debe conocer, y redes privadas a nivel nacional que permiten que fluya la información, y un sistema contractual que involucra a todos los que participan en la operación, suscribiéndose numerosos y complejos contratos entre todos los participantes.

Las Tarjetas Monedero se presentan como una posible solución al problema de los micropagos, es decir, pagos de pequeñas cantidades cuyo abono por tarjeta tradicional genera unos costos excesivamente altos.

La principal ventaja de este medio de pago es que permite realizar pagos pequeños, tal y como si se tuviera un monedero real, gozando de anonimato, todo ello sin necesidad de portar físicamente el dinero. Existen monederos recargables y desechables, únicos y multipropósito, estos últimos permiten combinar en forma segura y en una misma tarjeta, diversos productos o servicios tanto financieros como no financieros.

Los Monederos Electrónicos, representan una gran ventaja financiera frente a los cajeros automáticos, pues no requieren la inmovilización del dinero líquido, ya que el depósito es soportado por cada uno de los usuarios en su tarjeta y con cargo a su cuenta.

Actualmente en Chile solo pueden operar Monederos electrónicos los bancos, y su regulación se encuentra en el Capítulo III.J.3 del Compendio de Normas del Banco Central de Chile. Sin embargo, se encuentra en trámite un Proyecto de Ley, que permitiría a Entidades no bancarias constituirse en Emisores y Operadores de tarjetas de Prepago, constituyendo un avance sobre esta materia.

3. Transferencia Electrónica de Fondos

Hoy nos resulta habitual que una persona realice una transferencia de fondos desde su computador a otra cuenta distinta del mismo u otro banco, transacción que, además, en Chile tiene la particularidad de ser inmediata. Naturalmente por el computador no viaja el dinero sino solo información.

Las Transferencias Electrónica de Fondos (TEF) en línea, requieren la existencia de un banco originador y de un banco receptor. Como existen múltiples emisores y receptores no parece viable que cada banco celebre acuerdos individuales con el resto de los bancos, por lo que existe switch de comunicaciones (una infraestructura segura) que es capaz de recibir, registrar y distribuir diversas instrucciones e información originada en los bancos emisores hacia bancos receptores destinadas a perfeccionar y materializar las operaciones recibidas. Con la información de las TEF efectivamente cursadas por los bancos, el switch determina e informa a su vez los saldos diarios a pagar a cada uno de  los bancos involucrados, pagos que cada banco realiza hacia el final del día en el Sistema de Liquidación Bruta en Tiempo Real del Banco Central de Chile.

La regulación específica de las TEF, se encuentra en el Capítulo 1-7 de la Recopilación Actualizada de Normas de la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras.

4. Dinero Electrónico; La irrupción de Bitcoin

El dinero no es otra cosa que la representación de un valor abstracto admitido para la realización de intercambios y respaldado por una autoridad pública. En el supuesto del dinero electrónico esta representación, en lugar de papel, estaría contenida en bits y concretamente en cupones criptográficos.

Hoy el mayor desarrollo de este modelo de medio de pago se encuentra en los denominados bitcoins. Bitcoin es la primera moneda digital descentralizada. Los Bitcoins son monedas digitales que se puedan enviar por Internet. Comparado con otras alternativas Bitcoin ofrece varias ventajas:

• Son transferidos directamente de persona a persona a través de la red, sin pasar por un banco u otro intermediario. Esto acarrea, que las comisiones sean menores, que puedan usarse en cualquier país, que las cuentas no sean bloqueadas y que no haya pre-requisitos ni limitaciones arbitrarias.
• Requieren de una billetera electrónica, es decir, un software que se instala en el computador o en el dispositivo móvil. Esta billetera genera una dirección única y específica para el usuario, misma que necesitará compartir si desea hacer transacciones. Cada billetera tiene una clave privada que se usa para generar firmas digitales que verifican la identidad y evitan alteraciones a las transacciones.
• Las transacciones con Bitcoins son verificadas usando un registro público compartido, llamado blockchain, que mantiene absolutamente todas las transacciones que se hacen sin excepción. Blockchain asegura que un usuario efectivamente tiene la cantidad de Bitcoins que pretende gastar.

Una transacción con esta moneda virtual es en realidad una transferencia de una cantidad entre dos billeteras o direcciones de Bitcoin. Las transacciones son trasmitidas y confirmadas en la red mediante un proceso llamado Mining, un sistema distribuido que se usa para confirmar e incluir transacciones en el blockchain, manteniendo un orden cronológico y distribuye el proceso en diversos equipos de cómputo. Parte de lo que hace este sistema es implementar varios niveles de seguridad que evitan la manipulación o alteración de las transacciones que se llevan a cabo.

La red de Bitcoins se mantiene segura gracias a los denominados “mineros”, éstos son individuos recompensados por medio de Bitcoins por su trabajo verificando transacciones. Una vez que estas transacciones son verificadas se almacenan permanentemente en la red.

Bitcoin es un gran avance para las empresas ya que les permite reducir las comisiones por sus transacciones (desintermediación bancaria), no tiene costos y resulta fácil comenzar a aceptar Bitcoins, no hay reembolsos fraudulentos y se obtiene, además, un negocio adicional de la comunidad Bitcoin.

Adicionalmente, Bitcoin está siendo aceptado universalmente como medio de pago. Es un pago garantizado que no depende de la existencia de fondos en una cuenta ni la concesión de crédito de un tercero, no hay costos para el usuario y es anónimo, ya que no queda ni rastro de las personas que lo utilizan.

A simple vista es fácil reconocer las ventajas que el dinero electrónico ofrece como modo de articulación del cumplimiento del pago. No obstante, también  presenta dificultades que no pueden ser obviadas: El registro de las transacciones, la confianza en el emisor, eventuales fraudes, y seriedad en las empresas emisoras, entre otros.

5. Pagos Móviles

El uso y generalización del teléfono móvil en los últimos años ha llevado a algunas empresas (telefónicas, bancarias, de servicios) a desarrollar sistemas de pago basados en el habitual teléfono móvil.

Las modalidades más usuales son:
• sistema de pago basado en tarjetas prepago (a imagen de las populares tarjetas telefónicas).
• un pago en cargo indirecto a la tarjeta de crédito del usuario, previa confirmación telefónica del pago.

En el primer caso, el usuario adquiere una tarjeta prepago en cualquiera de los establecimientos autorizados por la compañía prestadora del servicio y elige el Comercio y el producto deseado, presionando el ícono de la empresa que suministra el servicio de pago. En ese momento se inicia una conexión segura con la empresa suministradora del servicio de pago, la cual solicitará al usuario que introduzca las cifras del código secreto incluido en la tarjeta prepago. De esta forma, la empresa suministradora del servicio de pago conocerá el importe total del cual el usuario es acreedor, procediendo a autorizar el pago si el precio del bien o del servicio es inferior al saldo remanente en la tarjeta prepago.

Este sistema tiene ventajas indudables: Es seguro, confidencial, anónimo y completamente electrónico. No obstante también presenta inconvenientes: el comercio puede estar limitado a la afiliación que haya realizado la empresa que suministra el servicio, y sólo es una solución válida y eficaz al problema de los micropagos pero haciendo imposible el pago de bienes y servicios de valor elevado.

En el segundo caso, el pago de bienes y servicios de costo elevado puede ser solventado mediante un pago móvil, aun cuando la operación no se realiza únicamente en la red. En efecto, es necesario convertirse en titular de una tarjeta de crédito, recibir un Código o PIN (Número de Identificación Personal), y confirmar vía teléfono los pagos deseados, para que la empresa autorice y lo haga efectivo.

Esta segunda modalidad, si bien hace posible el pago de importes elevados, presenta serios inconvenientes:
• Es una solución que sigue sin ser global. El usuario sólo tiene la posibilidad de contratar con los comercios adheridos a la empresa prestadora del servicio de pago.
• No es confidencial. Todos los intervinientes en el pago conocen el precio y el bien o el servicio contratado.
• No es anónimo, pudiendo el banco elaborar un perfil de los gustos y hábitos del comprador.

6. Sistema de Pago por Correo Electrónico

Son sistemas de pago online relativamente recientes que permiten la transferencia de dinero entre usuarios que tengan correo electrónico, que es la aplicación más difundida de la Red. No requieren un software especial ni exigen afiliación de ningún tipo; permiten la privacidad ya que no viajan datos sensibles por la Red.

Estos sistemas permiten la recepción y envío de dinero en Internet de forma rápida y segura entre comprador y vendedor. Para ello se tiene la posibilidad de registrarse en su sitio web y obtener servicios como suscripción a pagos periódicos, realizar el pago desde una cuenta bancaria, o incluso que el dinero se deposite en la propia cuenta del Operador del sistema. Este tipo de pago tiene un costo por el cobro de comisión al comercio, no así al consumidor online.

Conclusiones

En general los mayores desafíos legales a los que se enfrentan los medios de pago electrónicos consisten en permitir la privacidad y  confidencialidad de los datos, el anonimato en la transacción, la seguridad y confiabilidad en el uso de la información, costos razonables para el usuario a la hora de realizar sus pagos y en una solución oportuna y accesible a la hora de resolver disputas.

Fuente: CCS +

¿Por qué los latinoamericanos compran y venden poco por internet?

La brecha normativa y el rol de la confianza en el comercio electrónico de la región.

El comercio electrónico es una modalidad de intercambio creada gracias al desarrollo de la red y concretada mediante el conjunto de dispositivos que permiten acceder a ese “ciberespacio”.[1] Según una estimación preliminar de la Fundación ECommerce, el valor de las transacciones electrónicas efectuadas bajo la modalidad B2C (businesss to consumer) creció 17% en 2016, sumando un monto de US$2.671 mil millones. Este desempeño del comercio electrónico resulta excepcional en el deslucido cuadro de la economía y del comercio mundial: se estima que este último decreció 5% a precios corrientes el año pasado.

La misma entidad informó que el monto de comercio electrónico en 2015 alcanzó 3,1% del PIB mundial. En América Latina, el monto de las transacciones de este tipo fue US$ 50,4 mil millones, apenas 0,9% del producto regional y tan solo 2,2% del total comerciado en el mundo por esta vía. Estas cifras reducidas no se deben a que los latinoamericanos estén fuera del ciberespacio: la región tiene un 10,5% de los internautas del globo, con una población que alcanza el 8,5% del total.[2] Los latinoamericanos navegan la red, pero compran y venden poco en ella.

Se puede inferir que la explicación de esta brecha que exhibe América Latina es multicausal: bajos niveles relativos de ingreso por habitante, menor impulso innovador en las tecnologías propias del ciberespacio, débil desempeño en transporte y logística y, sin duda, factores atribuibles a la infraestructura comercial y financiera de la región; por ejemplo, menor bancarización y, también, menor confianza en los instrumentos electrónicos para realizar compras y pagos.

Esa falta de confianza deriva a su vez de un desfase importante en materia de regulación: las reglas no están claramente establecidas o bien, no se conocen; tampoco se sabe bien cómo y quién garantiza su cumplimiento.

Este artículo investiga aspectos del desafío regulatorio que tiene la región en materia de comercio electrónico –con énfasis en el aspecto transfronterizo–, comentando instrumentos de referencia respecto a los cuales podría comenzar a fundamentarse una mejor superestructura normativa para este dinámico segmento del comercio mundial.

La revolución electrónica del mercado y sus desafíos regulatorios

Como fenómeno relativamente novedoso, el comercio electrónico presenta ingentes tareas en materia regulatoria que abarcan tanto el plano doméstico como el internacional. En rigor, por ser uno de los resultados más visibles de la revolución tecnológica de la globalización, en el comercio electrónico es difícil distinguir los aspectos domésticos de los internacionales. Siendo la red, desde su inicio, un sistema de conexión mundial, es natural que diese lugar a vínculos comerciales transfronterizos en potencial igualdad con los vínculos domésticos.

Los desafíos regulatorios mencionados incluyen, entre otros aspectos, la necesaria actualización de muchos soportes jurídicos de las transacciones comerciales. En el mundo previo al ciberespacio un contrato comercial debía contar con un soporte de papel; pero la red abrió la posibilidad de crear otro tipo de soporte físico de los contratos: el documento electrónico, incluyendo la firma digital. De la misma forma, mecanismos de pago, solución de controversias y dispositivos que hagan regir los contratos son algunos ámbitos en los cuales la estructura jurídica del comercio debe adecuarse a los nuevos medios provistos por esta revolucionaria tecnología.

Las iniciativas de regulación del comercio electrónico tienen ya una historia a la que aportan diversas propuestas normativas, generadas en espacios multilaterales o por acuerdos comerciales y de integración en espacios regionales.

Los primeros pasos: La “Ley Modelo” y la “Convención” de Naciones Unidas

Ya en 1996, la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional (CNUDMI) publicó una Ley Modelo sobre Comercio Electrónico, luego enmendada por la Convención sobre la Utilización de las Comunicaciones Electrónicas en los Contratos Internacionales de 2005.

La Ley Modelo de la CNUDMI busca establecer un conjunto de reglas internacionalmente aceptables encaminadas a suprimir los obstáculos jurídicos y a dar una mayor previsibilidad al comercio electrónico, equiparando el trato dado a la información sobre papel al trato dado a la información electrónica. Además, la Ley Modelo establece normas para la formación y la validez de los contratos concertados por medios electrónicos.

Algunas disposiciones de la Ley Modelo fueron enmendadas por la Convención. Esta tiene por objeto facilitar la utilización de las comunicaciones electrónicas en el comercio internacional, garantizando que los contratos concertados electrónicamente y las comunicaciones intercambiadas por medios electrónicos tengan la misma validez y sean igualmente ejecutables que los contratos y las comunicaciones sobre papel. La Convención fomenta la armonización de las reglas aplicables al comercio electrónico y promueve la uniformidad en la adopción de instrumentos nacionales basados en la Ley Modelo, aparte de actualizar y complementar ciertas disposiciones.

Repercusiones en América Latina

El impacto de estos instrumentos en los marcos regulatorios del comercio en América Latina ha sido escaso. Son pocos los países que han promulgado legislación doméstica basada o inspirada en la Ley Modelo: Colombia, El Salvador, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay, República Dominicana y Venezuela.[3] A la fecha, solo Honduras ha ratificado la Convención; Colombia, Panamá, Paraguay y México figuran como países signatarios.[4]

Es decir, desde el ángulo de la (necesaria) promulgación de legislación doméstica que cubra al comercio electrónico, muchos países de la región no han tenido avances sustantivos. Esto es llamativo dado que la Ley Modelo tiene ya más de dos décadas de existencia y, sin duda, el comercio electrónico es una realidad de segmentos importantes del mercado en todos los países.

¿Una vía OMC para alcanzar una normativa moderna?

Las oportunidades que brinda el comercio electrónico para las exportaciones regionales es indudable: las plataformas comerciales son casi por definición, mundiales y, por tanto, ofrecen una ventanilla de oferta a la que potencialmente puede acceder una inmensa cantidad de consumidores. Esto, por supuesto, requiere inversiones, acceso a infraestructura, condiciones de seguridad jurídica para las transacciones como las que se han mencionado, entre otros elementos.

En este aspecto, Meltzer (2016), argumenta que el aprovechamiento de las oportunidades que surgen del flujo transfronterizo de datos brindado por la red depende de tres elementos:

  1. Regulación: para dar a los consumidores y empresas la confianza para participar en transacciones electrónicas transfronterizas; por ejemplo, ley de protección del consumidor, mecanismos de solución de controversias, medios de pagos electrónicos, seguridad de los datos.
  2. Libertad de flujo de datos: no aplicación de regulaciones que limiten la libertad de flujo de la información a través de la red.
  3. Cooperación entre países con el fin de controlar externalidades negativas que puedan surgir y que podrían inducir medidas proteccionistas.

Para alcanzar estos requisitos, este autor recurre al acervo jurídico multilateral y propone opciones de política que actualicen y optimicen las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).[5] Una de las vías sería la negociación de un acuerdo plurilateral sobre comercio electrónico que contenga compromisos sobre temas tales como accesos a mercados de servicios en línea, libre flujo de datos, localización de datos, sistemas de protección de la propiedad intelectual, cooperación regulatoria, y trabajo de gobiernos, empresas y organizaciones no gubernamentales.

Sin embargo, las perspectivas de negociación en el ámbito de la OMC han sido las menos dinámicas en los últimos años en comparación con la proliferación de acuerdos preferenciales.[6] En realidad, tomando como referencia genérica los puntos que enuncia Meltzer, puede verse que, en los tratados regionales existentes, el comercio electrónico se encuentra débilmente regulado tanto desde el punto de vista doméstico como transfronterizo.

En cierto sentido, esto no es sorprendente dada la enorme complejidad que tiene la adaptación de una estructura jurídica comercial a la revolución que plantea la posibilidad del intercambio global dada por los nuevos medios creados por la red. La incorporación de esta realidad a la legislación doméstica, y la posterior convergencia y armonización en la esfera global, son, necesariamente, procesos lentos en los que interviene un cúmulo de negociaciones y decisiones y en los que se requiere una progresiva acumulación de experiencia.

El enfoque del TPP y el desfase de América Latina

Es natural que las complejidades de una negociación sean menores en un ámbito regional restringido: en principio, pocos países en la mesa de negociaciones podrían alcanzar un equilibrio respecto a tratativas más pobladas; si, además, estos países tienen mayor experiencia, es más probable que el ejercicio culmine exitosamente y rinda frutos tangibles. Esto es válido también cuando el objetivo es obtener instrumentos armónicos que sustenten el comercio electrónico. En todo caso, debe considerarse que un enfoque regional de un tema inherentemente global ‑como lo es el comercio electrónico‑ podría fragmentar el espacio regulatorio, si no se plantea de complementarios a los compromisos multilaterales.

El Acuerdo Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés) presenta, posiblemente, el compromiso con la gama más amplia de aspectos relativos a la regulación del comercio electrónico transfronterizo; de hecho, incorpora varios propuestos por Meltzer. La reciente incertidumbre respecto a su entrada en vigor, dada la salida de EE.UU. no atenúa sus propiedades como referencia negociadora. Por ello, resulta interesante analizar qué tan lejos han llegado los países de América Latina en sus acuerdos, intra- y extra-regionales en comparación con los componentes respectivos del TPP.

El comercio electrónico está regulado esencialmente por el capítulo 14 del TPP y abarca quince aspectos.[7] ¿Cómo se comparan con acuerdos latinoamericanos? Una muestra significativa de estos comprende: MERCOSUR, Alianza del Pacífico (AP), Centroamérica–Asociación Europea de Libre Comercio (AELC),[8] Centroamérica–Unión Europea, República Dominicana y Centroamérica–EE.UU. (DR-CAFTA, por sus siglas en inglés), y Centroamérica–México. (Cuadro 1).

Cuadro 1. Disposiciones sobre comercio electrónico en acuerdos regionales seleccionados

graph

Notas: CA: Centroamérica; AELC: Asociación Europea de Libre Comercio; UE: Unión Europea; DR-CAFTA: Tratado de Libre Comercio entre República Dominicana, Centroamérica y EE.UU. (según siglas en inglés).
Fuente: Elaboración propia con información de INTrade-IJI y fuentes nacionales.

Los quince aspectos cubiertos por el TPP se pueden agrupar en tres grandes grupos:

  1. Legislación interna del comercio electrónico que influye en la regulación de transacciones transfronterizas: el TPP compromete a sus partes a disponer de un marco regulatorio doméstico coherente con principios internacionales y ‑esto es muy relevante‑ contar con leyes de protección del consumidor en línea y de la información personal generada por cada transacción. Ninguno de estos requerimientos se encontró en los acuerdos regionales analizados, a excepción de la AP que dispone que las partes adopten un marco legal que provea de protección a la información personal de los usuarios del comercio electrónico.

    Solo algunos acuerdos tienen artículos relacionados con la transparencia en las leyes internas: los acuerdos de Centroamérica-México y el DR-CAFTA requieren que las partes hagan públicas sus leyes, reglamentos o medidas que se relacionen con el comercio electrónico en general; y la AP sobre sistemas de protección al consumidor existentes en cada país, en particular; y sobre proveedores que hayan sido sancionados por infracciones a los derechos de los consumidores en el comercio electrónico. Finalmente, el Acuerdo de Asociación entre Centroamérica y la Unión Europea solo propone mantener un diálogo entre las partes sobre esta cuestión.

  2. Disposiciones que facilitan y fomentan el comercio electrónico: estas incluyen requerimientos tradicionales, como no aplicar aranceles, mantener los principios de no discriminación, crear un mecanismo de solución de diferencias, y cooperar en diferentes ámbitos; y aspectos novedosos sobre el acceso a internet, la transferencia de datos entre países, la localización de instalaciones electrónicas y el reconocimiento de documentos electrónicos.

    En cuanto los requerimientos tradicionales, excepto el MERCOSUR, todos los acuerdos regionales analizados incluyen disposiciones sobre la no aplicación de aranceles a las transacciones electrónicas; y los principios de no discriminación están presentes en la AP, y los acuerdos Centroamérica–México y el DR-CAFTA. Solo la AP plantea mecanismos de solución de controversias específicos para las transacciones electrónicas. La cooperación es el elemento más presente en los tratados analizados, aunque ninguno cubre todos los aspectos mencionados en el TPP: asistencia a PyMES, intercambio de información sobre aspectos regulatorios, participación en foros regionales e incentivos al sector privado.

    Por su parte, los aspectos novedosos casi no se encuentran en los acuerdos de la región. Solo existen compromisos futuros de negociación sobre transferencia internacional de información por medios electrónicos en la AP y en los acuerdos Centroamérica–México y DR-CAFTA; así como una sugerencia sobre la aceptación de documentos electrónicos en el Protocolo Comercial de la AP.

  3. Aspectos de seguridad propios del comercio electrónico: como el uso de autenticación y de firmas digitales, la regulación de mensajes no solicitados, la ciberseguridad y la prohibición de requerir el acceso a los códigos fuente. A pesar de la importancia de estos elementos en la realización de las transacciones electrónicas, y en especial en el comercio transfronterizo, solo la autenticación y el uso de firmas electrónicas se encuentra regulado en cuatro de los seis acuerdos analizados: MERCOSUR, Centroamérica-Unión Europea, Centroamérica-México y AP. De los restantes puntos que dispone el TPP, únicamente la regulación de los mensajes electrónicos no solicitados aparecen como compromisos de futuras negociaciones en la AP y el acuerdo Centroamérica-Unión Europea.

¿Dónde está América Latina? ¿Qué puede hacer?

Primero, los países de América Latina se encuentran rezagados en términos de regulación del comercio electrónico, y esto se observa tanto hacia adentro como hacia afuera de las fronteras. Solo ocho países de la región tienen legislaciones internas acordes con lineamientos internacionales, y uno solo ha ratificado el instrumento propuesto por Naciones Unidas.

Segundo, dentro de los acuerdos regionales, la AP es el que contempla la mayor cantidad de cuestiones relacionadas con el comercio electrónico, aunque deja por fuera algunas importantes. La AP replica diez de las quince normativas propuestas por el mega-acuerdo, y esto puede estar relacionados con dos factores: la simultaneidad de la negociación, y que tres de sus cuatro miembros son también parte del TPP. Sin embargo, la AP no aborda temas centrales tales como contar con un adecuado marco legal doméstico, garantizar la libertad de acceso a la red y evitar medidas que podrían elevar los costos de transacción (localización de instalaciones, códigos fuente). Deja de lado también la cooperación en ciberseguridad, aspecto clave para que los consumidores y empresas adquieran la confianza necesaria para involucrarse en transacciones electrónicas.

A pesar de la evidente heterogeneidad en los compromisos ahora vigentes en comercio electrónico en los acuerdos examinados, todos incentivan la cooperación entre las partes y por tanto dan una base para seguir construyendo normativas regionales en esta materia.

El punto aquí es ‑dada la brecha regional existente y las complejidades del escenario global‑ profundizar las negociaciones en esta materia, concibiéndolas como un instrumento para la diversificación y de promoción del comercio que facilite un firme despegue de las exportaciones regionales. Una visión convergente de toda la región en esta materia marcaría un hito en la medida en que apunta a un instrumento del comercio que hasta hace pocos años no tenía prácticamente relevancia en las agendas negociadoras. La participación de las agencias de promoción de exportaciones y del sector privado y organizaciones no gubernamentales daría un impulso para avanzar esta brecha.

Considerando el gran dinamismo del comercio electrónico en una coyuntura de alta incertidumbre y debilidad económica y comercial generalizada, los países de América Latina tienen una oportunidad de contar con un factor de impulso para el intercambio. Cubrir la amplia brecha existente en términos regulatorios y fomentar la cooperación para garantizar el libre flujo de datos se presentan como herramientas de políticas clave para estimular este nuevo aspecto del comercio.

Bibliografía

Asociación Mexicana de Internet (2016). Estudio de Comercio Electrónico en México 2016. Desarrollado por comScore.

Baker, J. (2017). European commission eyes an end to data localization in EU. The Privacy Advisor.

Ecommerce Foundation (2016). Global B2C Ecommerce Report 2016. Light Version. Amsterdam.

Giordano, P., coord. y Ramos, A., col. (2015). Monitor de Comercio e Integración 2014: Vientos adversos: Políticas para relanzar el comercio en la post-crisis. Banco Interamericano de Desarrollo, Sector de Integración y Comercio. Washington.

Meltzer, J. P. (2016). Maximizing the Opportunities of the Internet for International Trade. E15 Expert Group on the Digital Economy – Policy Options Paper. E15Initiative. Geneva: International Centre for Trade and Sustainable Development (ICTSD) and World Economic Forum.

Scotti, l. (2011). Comercio electrónico internacional y procesos de integración regional: un binomio deseable, en Stersi Dos Santos, R. y Negro, S. (coordinadores), Relações Internacionais, Comércio e Desenvolvimento, Florianópolis: Fundação Boiteux, Universidad de Santa Catarina, pp. 167 – 202.

Naciones Unidas (1999). Ley Modelo de la CNUDMI sobre Comercio Electrónico Guía para su incorporación al derecho interno 1996, con el nuevo artículo 5 aprobado en 1998. Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional, Nueva York.

Tuthill, L. (2016). E‐commerce and the WTO. MIKTA Workshop on Electronic Commerce. Julio. Ginebra.

______ (2007). Convención de las Naciones Unidas sobre la Utilización de las Comunicaciones Electrónicas en los Contratos Internacionales. Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional, Nueva York.

UNCTAD (2016). Study on the harmonization of cyberlegislation in Latin America. Science and Technology and Information and Communication Technology Branch y TrainforTrade Programme of the Division of Technology and Logistics, Nueva York y Ginebra.

[1] Una discusión más precisa de la definición se encuentra en “El comercio digital y los factores de su desarrollo” en esta misma edición de Conexión INTAL.

[2] Datos de Internet World Stats al 30 de junio de 2016. Disponible en: http://www.internetworldstats.com/

[3] Colombia en 1999 y República Dominicana en 2002 (sin incluir disposiciones sobre certificación y firmas electrónicas); El Salvador en 2015  (donde la legislación se inspira en la Ley Modelo y en los principios en que se basa), Guatemala en 2008 donde la legislación incluye también disposiciones sustantivas de la Convención de las Naciones Unidas sobre la Utilización de las Comunicaciones Electrónicas en los Contratos Internacionales; Honduras en 2015, México en 2000, Panamá en 2001,  Paraguay en 2010 y Venezuela en 2001. Fuente: CNUDMI, Situación actual en http://www.uncitral.org/uncitral/es/uncitral_texts/electronic_commerce/1996Model_status.html

[4] Fuente: CNUDMI, Situación actual en http://www.uncitral.org/uncitral/es/uncitral_texts/electronic_commerce/2005Convention_status.html

[5] Véase “El trabajo de la OMC en materia de comercio electrónico” para más detalle sobre el marco regulatorio y los planes de trabajo de la OMC sobre comercio electrónico, en este mismo número de Conexión INTAL.

[6] Véase Giordano (coord.), 2014.

[7] Cabe notar que en los capítulos sobre inversiones, servicios y servicios financieros hay también normas que pueden afectan estos flujos mientras que las compras gubernamentales están excluidas de las reglas sobre comercio electrónico de este acuerdo.

[8] Vigente solo para Costa Rica y Panamá.

Fuente: BID +

eBay inicia operaciones en Chile de la mano de Mercado Libre

Gigantes de las ventas online siguen llegando a Chile, luego de que Amazon anunciara el año pasado la apertura de sus primeras instalaciones en Santiago. Esta vez, eBay comenzará a operar en el país luego de concretar una alianza con Mercado Libre.

Desde la firma chilena anunciaron que desde hoy los clientes locales tendrán acceso a más de 40.000 productos del popular sitio web para diversas categorías -tecnología, hogar y moda, entre otros-, pudiendo hacer las transacciones con cualquier medio de pago, sin restringir el acceso a quienes tienen tarjeta de crédito con cupo en dólares, como ocurre actualmente. Además, podrán optar a facilidades de pago, por ejemplo, pagar en hasta 6 cuotas sin interés en todos los productos.

Del mismo modo, explicaron además que en virtud de esta alianza, los consumidores que compren los productos de eBay en Mercado Libre podrán gozar de importantes beneficios. Por ejemplo, los plazos de entrega de lo que compren rondarán entre 9 y 15 días máximo (actualmente una compra online en el extranjero puede demorar hasta 90 días); contarán con información sobre el estado del despacho; tendrán seguridad de que el precio pagado es el precio final (sin impuestos adicionales).

“En Mercado Libre estamos convencidos en un comercio sin fronteras. Por eso estamos trabajando arduamente para que los chilenos tengan, a través de nuestro sitio, acceso a la mayor oferta de productos posible, en cualquier parte del mundo, con cualquier medio de pago y pagando en hasta seis cuotas sin interés siempre”, sostuvo Alan Meyer, director comercial de Mercado Libre.

El ejecutivo agregó que este tipo de alianzas demuestra que el comercio electrónico ofrece hoy alternativas de oferta y facilidades de pago en condiciones muy superiores a las del comercio tradicional.

Chile se ha convertido en el primer país en el que opera esta alianza, y ambas empresas informaron que ya trabajan para replicarla en otros mercados de la región.

Fuente: Df