La Clave Unica, identidad digital para hacer trámites por Internet

Permite realizar en línea más de un centenar de trámites en instituciones del Estado, como sacar el padrón o el certificado de antecedentes. Se debe retirar en forma presencial.

A quienes concurren al Registro Civil para solicitar o renovar la cédula de identidad, junto con el comprobante para retirar el respectivo documento se les entrega una segunda hoja con un código de activación de la llamada “clave única”. Ya son ocho millones de personas que tienen en su poder dicho código, pero solo 1,7 millones lo activó.

La “clave única”, explica Jorge Alzamora, jefe de la Unidad de Modernización del Estado y Gobierno Digital, es una herramienta que habilita a los chilenos para relacionarse con el Estado. “Es una identidad digital única para acceder a los trámites que ofrecen los portales de instituciones estatales”.

Con ella se pueden hacer 102 trámites en línea de 67 instituciones, como el Registro Civil, Servicio de Impuestos Internos o el Ministerio de Vivienda. También se han incorporado voluntariamente municipalidades como la de Chillán, Puente Alto, Peñalolén o Pucón, entre otras.

La “clave única” tiene la facilidad de que el usuario solo debe memorizar una contraseña para acceder a muchos trámites. De otra manera hay que registrarse por separado en cada uno de los servicios. En varios trámites, como los del Poder Judicial, es la única puerta de entrada.

Esta herramienta data de 2010, pero la mayor cantidad de activaciones se producen tras los paros de funcionarios públicos, ya que al ser digital, es la única forma de acceder a trámites.

De ahí la importancia de obtenerla antes de que estos episodios sucedan. Esto porque solo se puede entregar en forma presencial en las oficinas del Registro Civil, el Injuv o ChileAtiende. Una vez con la clave, el usuario debe acceder a www.claveunica.cl para activarla.

Entre los trámites más requeridos están la obtención del certificado de antecedentes, el padrón (inscripción de vehículo), la hoja de vida del conductor, el acto de cese de convivencia y el certificado de discapacidad.

Según Alzamora, la tendencia es que las instituciones del Estado tengan una mayor interoperabilidad de sus sistemas, lo que a la larga permitirá que los chilenos no tengan que presentar un certificado que el Estado ya tiene en su poder. “Todo esto se haría en el back office y será invisible para el usuario”, aclara.

Un primer paso de esta tendencia ya se dio con el “Escritorio Empresa”, portal donde los usuarios acceden a una cadena de trámites que lo llevan a un objetivo: iniciar una empresa con todos los permisos necesarios. El primer semestre de 2017, dice Alzamora, se lanzará “Escritorio Ciudadano”, que tiene la misma lógica de trámites concatenados.

Fuente: Chilefactura