Asia está ganando la carrera por la transformación digital

 

  • Las economías emergentes de Asia están adoptando la revolución digital.

Descargar informe.

Desde Filipinas hasta Indonesia, países en vías de desarrollo de toda la región se están subiendo al tren digital más rápido de lo esperado dados sus niveles de ingreso relativamente bajos, según un nuevo informe de Deloitte.

Es un cambio importante para las autoridades económicas. Gobiernos, empresas y consumidores están utilizando tecnologías digitales para superar obstáculos al desarrollo. En India —que ya tiene más usuarios de Facebook que Estados Unidos— las transacciones digitales aumentaron 59% entre diciembre del año pasado (el mes posterior al anuncio de un plan de desmonetización del Gobierno) y marzo, afirmó Deloitte.

En Indonesia, hay 1,3 celulares per cápita y la mayoría de los usuarios de Internet prefiere acceder por dispositivos móviles, un buen augurio para la conectividad entre los servicios del Gobierno y la población general. Además, Indonesia tiene más usuarios de Twitter que el Reino Unido, muestran estimativas de Deloitte.

“Asia se transformó en el centro de crecimiento económico del mundo y al adoptar lo digital, seguirá encabezando el crecimiento económico global durante el próximo decenio”, dijo Deloitte.

Asia - Lider Redes Sociales Digitales

Las áreas de negocio, infraestructura digital y de consumidores son las que tienen más probabilidades de beneficiarse de las tecnologías digitales. A medida que la región se desarrolla, el mundo digital tendrá un mayor impacto en las economías centradas en la provisión de servicios en relación con las economías de uso intensivo de recursos.

  • Para las empresas, lo digital puede fomentar el comercio en la región al ayudar a las empresas, en particular a las pequeñas empresas, a acceder a los mercados mundiales. En las economías desarrolladas como China o Malasia, el uso de mercados en línea, como las plataformas ofrecidas por Taobao, Rakuten, eBay y Alibaba, han abierto nuevos mercados para las empresas locales y han sido una bendición para muchas pequeñas empresas.
  • Para los consumidores, lo digital puede ofrecer oportunidades en términos de conectividad, movilidad y redes sociales. India está liderando el camino con el mayor número de usuarios de Facebook en el mundo (195 millones en mayo de 2016) y el comercio electrónico también se está expandiendo, con China ahora siendo el mayor mercado de comercio electrónico del mundo. En todos los países, el potencial para aprovechar la participación de los consumidores es alto.
  • Para el gobierno, lo digital ayuda en el desarrollo de la infraestructura pública, particularmente alrededor de las ciudades inteligentes, que pueden ayudar a superar los obstáculos del desarrollo de la infraestructura. Las iniciativas gubernamentales digitales también pueden ayudar a mejorar la eficiencia, la transparencia y la inclusión del gobierno. Países como Singapur y Corea del Sur son líderes mundiales. Sus gobiernos continúan explorando activamente cómo abrazar las últimas olas de avances tecnológicos para permanecer en la vanguardia.

Sitao Xu, economista jefe de Deloitte China comentó, “la tecnología digital tiene un papel que desempeñar en ayudar a las empresas, en particular a las pequeñas empresas, mejorando su capacidad de competir con los actores dominantes en el mercado. Un mercado más competitivo es beneficioso para los consumidores, que tendrán más opciones de productos y servicios. Plataformas digitales como Alibaba, Taobao y eBay apoyan a las PYMEs para enfrentar los desafíos que surgen de sus desventajas de escala. Esto lo vemos en el comercio electrónico que se está desarrollando en China, donde existe una creciente competencia entre las tiendas físicas y los minoristas en línea como resultado de sistemas de pago más sofisticados y redes logísticas bien conectadas”.

Hoy China tiene el mercado de comercio electrónico más grande del mundo, y Singapur y otros países asiáticos vienen ganando terreno en la competencia global para atraer y desarrollar talentos empresariales en plena campaña por construir centros de alta tecnología.

El potencial de crecimiento sigue siendo importante en varias industrias de países más pobres, observa Deloitte. En Indonesia, menos de una de cada 10 pequeñas empresas afirma tener capacidades online avanzadas y el 73% no está conectada a Internet o tiene capacidades online muy básicas.

Por otro lado, Filipinas, India e Indonesia aún presentan algunas de las tasas de penetración de la banca digital más bajas de Asia. Y en el otro extremo Corea del Sur tiene la Internet móvil mas rápida del mundo.

Fuente: Infonews

¿Cómo debe ser un Datacenter ideal?

Los datacenter (o centros de datos) vienen de todas formas y tamaños, sus diseños motivados por una multitud de factores.  Éstos pueden ser muy variables, como el propósito para el cual se utilizan, hasta el ambiente físico en el que se ubican, los materiales de los que se construyen o incluso quien lo diseña: compañías globales, operadores de telecomunicaciones, especialistas de cloud computing, etc.

A pesar de la diversidad de factores si un nuevo centro de datos quiere alcanzar el estatus de “ideal”, hay un grupo de características que siempre deben estar presentes en el proyecto.

Costo Bajo

Mantener el CAPEX lo más bajo posible es siempre un factor importante en el proceso de toma de decisiones.  De hecho, las restricciones de CAPEX provocan que no se lleguen a construir los centros de datos, ya que el costo inicial es considerado demasiado alto. Así que para los operadores que tienen un presupuesto limitado disponible para expandir un centro de datos existente o construir uno nuevo, considerar un centro de datos prefabricado es normalmente la mejor opción. Los centros de datos modulares (no confundir modulares con contenedores) permiten un CAPEX más bajo desde el día uno, lo que puede ser crítico para un caso de negocio positivo y para conseguir que el proyecto se lleve a cabo.

Sin embargo, el éxito financiero no es impulsado simplemente por lograr un gasto bajo de capital.  Reducir los costos operativos recurrentes también es crítico en lograr el mejor caso de negocio para un operador de centros de datos.  Aquí es donde se requiere un equilibrio para asegurar que el capital invertido sea justificado a través de los ahorros adquiridos con la eficiencia.  Por ejemplo, un cálculo de costo total de propiedad (TCO por sus siglas en inglés) que compare sistemas de enfriamiento con precios y eficiencias variables entregará resultados muy diferentes, conforme la línea de tiempo aumente.  Así que el CAPEX y el OPEX no pueden analizarse por separado, ya que el realizar una inversión óptima en CAPEX podrá ofrecer niveles consolidados y manejables de OPEX.

A Prueba de Futuro

Mientras que los operadores regularmente tratan de minimizar la inversión inicial lo más posible, siempre querrán que su centro de datos esté listo para el futuro, de forma que la instalación pueda aumentar al ritmo de las crecientes demandas de los clientes y del mercado, pero sin interrumpir las operaciones existentes.  Los negocios rara vez crecen de una manera totalmente predecible y lineal, así que un elemento clave para que un centro de datos sea a prueba de futuro no es únicamente su capacidad para crecer, sino también contar con una flexibilidad integrada que pueda adaptarse a las necesidades cambiantes del mercado.  Este tipo de flexibilidad se puede conseguir con elementos como techos altos (hasta 5m), piso blanco libre y sin columnas; y la capacidad de reconfigurar o expandir el edificio para acomodar cambios operativos o de servicios.  Estas características se asocian principalmente con los edificios de centros de datos prefabricados, como el eCentre de Flexenclosure, en contraposición con las instalaciones tradicionales.  Además, las soluciones prefabricadas reducen la presión del operador por conseguir estimaciones correctas a largo plazo, permitiéndole estar seguro de que podrá adaptarse a los nuevos cambios tecnológicos y requerimientos de los clientes conforme ocurran.

Tiempo corto para estar operando

En la mayoría de los casos, en el momento en que un operador asigna un presupuesto y coloca una orden para un nuevo centro de datos, la instalación ya va tarde. “Para ayer” es la respuesta típica cuando se pregunta para cuando se requiere que la instalación esté en marcha, así que el tiempo desde que se concibe el diseño hasta que pueda estar en funcionamiento es siempre un factor crítico. Normalmente es imposible alcanzar tiempos cortos en proyectos de construcciones tradicionales, así que la solución es nuevamente las instalaciones prefabricadas que pueden completarse mucho más rápido. Un tiempo corto para estar operando asegura que el operador se mantenga delante de la competencia y asegura un mejor retorno de inversión, ya que el capital invertido comienza a generar ganancias mucho más rápido.

Alta Calidad

Una de las demandas clave de los usuarios finales para considerar el servicio de hospedaje en un centro de datos es el tiempo de funcionamiento con disponibilidad garantizada de casi el 100%, 24/7. Con tantos casos de compañías que ya valoran los datos e infraestructura de red como sistemas de misión crítica, las fallas e interrupciones de los centros de datos son ahora titulares de las noticias.  Ni los operadores ni los clientes quieren ser parte de estos sucesos, así que la calidad de cualquier instalación nueva debe ser siempre predecible.

La industria de centros de datos es relativamente joven, con normas y certificaciones que aún están evolucionando, pero la TIA-942 junto con el Uptime Institute están asegurándose que el diseño y la calidad de construcción se muevan en la dirección correcta. La confiabilidad de un centro de datos no sólo se ve afectada por interrupciones de energía en los equipos.  Los entornos desfavorables en los que las instalaciones deben ser construidas pueden también tener un impacto serio en su disponibilidad. Así que para estar totalmente tranquilos, los operadores deben asegurarse que la compañía que esté diseñando y construyendo su centro de datos tiene la suficiente experiencia para construir instalaciones que hayan sido certificadas para soportar cualquier evento como ciclones, terremotos, inundaciones, etc.

Seguridad

Desafortunadamente vivimos en un mundo donde la seguridad es una de nuestras mayores preocupaciones, y para muchas compañías la seguridad de sus datos es un asunto crítico; así que garantizar la seguridad física de sus servidores es vital para cualquier operador. Esto puede conseguirse a través del uso de jaulas o confinamientos con acceso restringido utilizando sensores biométricos y monitoreo de CCTV. El plan de seguridad del sitio incluirá diversas zonas y caminos de acceso para clientes, recepción de materiales, servicio y mantenimiento a equipos, etc., ya que en ocasiones la amenaza puede no ser dirigida únicamente a un cliente en particular, sino a toda la instalación. La implantación de múltiples protocolos de seguridad para gestionar amenazas potenciales de seguridad es de suma importancia para cualquier operador de centros de datos.

Existen otros factores que los operadores pueden tomar en consideración al especificar sus requerimientos para actualizar o construir un nuevo centro de datos, pero estos cinco elementos: costo bajo, a prueba de futuro, tiempo corto para operar, alta calidad y seguridad deben ser parte central del plan para un proyecto ideal que pueda cubrir sus necesidades.

Fuente: Corporateit

Blockchain: Las claves para entender su importancia

¿Es realmente blockchain la piedra filosofal que transformará el mundo fintech? Con el objetivo de responder esta pregunta, expertos del sector financiero se reunieron en la última edición de Revolution Banking 2016. En este artículo reflejamos las claves extraídas del debate que tuvo lugar y que pueden ayudar a entender mejor porqué la tecnología blockchain está en boga y su papel en el futuro.

-Los expertos consideran que blockchain puede transformar irreversiblemente, no sólo el mundo financiero sino multitud de sectores: empresas energéticas, telecomunicaciones, administración pública, logística, transporte, medios de comunicación, etc. Un ejemplo de estas aplicaciones es la startup ganadora de Open Talent 2015, Everledger, que se dedica a la detección del fraude en el mercado de la compra-venta de diamantes mediante la trazabilidad de la propiedad de la propia piedra preciosa de forma descentralizada.

-Blockchain además, puede ayudar a determinar que una persona o empresa es quien dice ser sin que sea necesario compartir o hacer circular externamente ningún dato personal. Esta “prueba de identidad”, permitiría por ejemplo, alquilar directamente un apartamento como en Airbnb o un vehículo de car-sharing utilizando un sistema basado en blockchain como “validador de la prueba de identidad” sin que tenga que haber una empresa gestora de los alquileres intermediando ni se cedan datos en ningún momento.

-Respecto al interés que despierta la cadena de bloques en el sector financiero, cabe destacar que a la banca en general no le interesa tanto el bitcoin como moneda, sino la tecnología que hay por debajo, el origen del movimiento que ha colocado blockchain como tecnología perfecta para la difusión descentralizada. Blockchain permite la gestión segura e inviolable de transacciones financieras, de datos o de cualquier otro tipo, de forma totalmente confiable y  sin que sea necesaria la presencia de una entidad “intermediaria”. Bitcoin fue el primer protocolo, pero otros como Ripple o Ethereum han centrado la atención de los innovadores financieros en los últimos meses. La razón última de este reto es que el papel de intermediario imprescindible de los bancos en determinadas operaciones, como transferencias financieras entre particulares, compraventa de activos financieros, financiación o préstamos personales, pueden verse afectados por la implantación de blockchain y posiblemente empujará a los bancos a adoptar un nuevo papel en esta incipiente economía descentralizada. Así, los productos y servicios crowd, la economía colaborativa,  los préstamos interpersonales, pagos y transacciones P2P serán cada vez más habituales. El blockchain acelerará más el cambio cuando esté suficientemente maduro y haya demostrado que la expectación que ha generado es merecida. Mientras tanto, apenas hemos empezado a ver todas las posibilidades que ofrecerá en los próximos años.

-De cara a cualquier supervisor global, esta tecnología les permite controlar todas las operaciones desde una única fuente y de forma transparente y centralizada.

-Otro aspecto relevante en blockchain es la posibilidad de usarlo para crear smart-contracts o contratos inteligentes entre personas, entidades e incluso máquinas. En este área hace falta mejorar la usabilidad y simplificar el proceso para que pueda extenderse comercialmente como herramienta clave para elaborar contratos digitales confiables sin necesidad de un “verificador” central tradicional como un notario, un registrador, o cualquier tipo de fedatario.

-A pesar de que hay grandes inversiones y esperanzas puestas en el desarrollo y crecimiento de los productos y plataformas basados en blockchain, los expertos creen que harán falta al menos entre dos y cinco años, quizás diez, para que productos comerciales basados en esta tecnología estén en el mercado. Y es que la escalabilidad de blockchain, la capacidad de esta tecnología para soportar millones de transacciones casi simultáneas, ofreciendo el máximo rendimiento y velocidad, es una de las grandes cuestiones a resolver en los próximos meses. Lo cierto es que la tecnología será mejorada notablemente a corto y medio plazo.

La conclusión más evidente es que todavía queda camino por recorrer afianzando la tecnología y descubriendo nuevas aplicaciones para ella, pero que este camino implica un importante cambio en el paradigma tecnológico y financiero, lleno de oportunidades de innovación tecnológica tanto para la banca como para la industria en general.

Fuente: BBVA

La tecnología digital generaría hasta un 7% más de ingresos en compañías industriales

Las compañías industriales que no aprovechan las tecnologías digitales están perdiendo cuota de mercado. Está previsto que la aplicación de la inteligencia artificial revolucione la interacción con el cliente y se convierta en un facilitador clave para los productos inteligentes.

El 50% de las empresas de transporte y el 60% de las de equipos industriales reconocen que no están invirtiendo en tecnología digital como parte de su estrategia de negocio. Estas son algunas de las conclusiones que se extraen del estudio de Accenture Technology Vision 2017, en el que se han entrevistado a 102 executivos de compañías de transporte y a 562 de compañías industriales de todo el mundo.

La abrumadora mayoría (94%) de las empresas industriales encuestadas aceptan que las tecnologías digitales y el internet de las cosas, adaptado al entorno industrial, cambiarán radicalmente la forma en que necesitan operar para tener éxito. Además, admiten una falta de capacidades en áreas que dependen cada vez más de las tecnologías digitales, como la gestión de los productos as-a-service y el ciclo de vida. De las compañías de fabricación y suministro de transporte y las de equipos industriales consultadas, la gran mayoría (95%) consideran crítico desarrollar modelos de negocio para apoyar una estrategia de producto as-a-service. Sin embargo, sólo el 10% de las empresas de transporte y el 18% de las empresas de equipos industriales creen que están bien preparados para esta evolución.

El impacto potencial por no invertir en tecnologías digitales se ha estudiado en el informe, Innovation-Driven Growth. Este estudio demuestra que las empresas líderes van más allá de crear un buen producto o servicio, lo que hacen es innovar para ofrecer experiencias diferenciadas a los clientes, que pueden generar un aumento de ingresos anual del 3 al 7%. Es esta innovación la que está siendo impulsada por la adopción y aplicación de tecnologías digitales.

Durante su participación en Hannover Messe, Eric Schaeffer, senior managing director y responsable de la práctica Industrial de Accenture ha señalado: “Las empresas industriales necesitan una visión integral para crear valor: una visión que utilice el poder de los servicios inteligentes como la columna vertebral de la cadena de valor del end-to-end digital. El resultado de tener una visión tan completa es obtener clientes significativamente más satisfechos – así como mayores ingresos y márgenes operativos”.

Las empresas industriales encuestadas en el informe Technology Vision 2017 ven la inteligencia artificial como la nueva era de la informática, que está pasando de un enfoque del móvil primero a un enfoque IA primero. En este sentido, los ejecutivos consultados esperan que la IA revolucione la forma en que recopilan información de sus clientes e interactúan con ellos. También la ven como un facilitador clave para los productos inteligentes. De hecho, el 54% de las compañías de transporte y el 37% de las industriales esperan ver un cambio significativo como resultado de la implementación de la inteligencia artificial.

Fuente: CIO

Las apps consiguen más conversiones en ventas que un eCommerce

En la actualidad han surgido distintas soluciones en el mercado cuya función es crear apps rápidas orientadas al mundo ecommerce. Al reflexionar sobre esta cuestión debemos analizar por qué están surgiendo, qué beneficios pueden aportar y cuáles pueden ser los requerimientos de su implementación.

Desde eComm360, consultora de negocio online, explican que si buscamos un por qué, podríamos deducir que hoy día se cruzan varias realidades: el aumento del tráfico en los dispositivos móviles, la necesidad de encontrar nuevas formas de comunicar con las bases de datos y una gran parte de los comercios que requieren sistemas para mantener políticas de loyalty en todos sus canales, físicos y online. Así que la mejor manera de ayudar a los usuarios de un ecommerce a tener la tienda online cerca es mediante una app.

Según destaca Isaac Bosch, CEO de la compañía, “entre los beneficios más destacables se encuentra ofrecer notificaciones menos invasivas y con funcionalidades omnichannel”. Diferentes estudios realizados indican que la conversión es mayor en las visitas con origen en una app que las realizadas por los otros canales como el orgánico.

Hasta la fecha existían pocas alternativas para el desarrollo de una app, o realizarla a medida mediante lo se conoce por aplicaciones nativas o desarrollo mediante constructores muy básicos. Actualmente han surgido algunas opciones que permiten la visualización de los ecommerce en su versión responsive, mediante una app, lo que se conoce como el encapsulamiento de un site. Algunos ejemplos destacables por su relación funcionalidad/precio/escalabilidad son Tapperup, Ohlalapps, Upplication, Kingofapp, upplications y goodbarber.

El diseño y la integración del responsive son de vital importancia, pues se está usando para ambos canales: navegador y app. Por ello este deber estar a la altura de simular una app en su versión navegador.

Hay que entender que el diseño responsive debe tener una aplicación de elementos adecuada al medio. Es por ese motivo que no requiere todas las funcionalidades que tiene un ecommerce en su versión desktop, sino que debe tener las básicas e imprescindibles. Las ubicaciones de todas ellas deben estar pensadas en la usabilidad de los “dedos”.

Para que una app triunfe, no tan solo deberemos ofrecer a nuestros clientes actuales dicha APP sino que deberemos realizar acciones en su propio marketing como el posicionamiento, llamado ASO, poder poner herramientas de análisis, etc. Cada canal requiere un esfuerzo, según la fortaleza de la marca, así que la gestión de las expectativas en relación de los posibles resultados será determinante en el impacto de este nuevo canal en el resultado de negocio de nuestro proyecto.

Fuente: ecommerce-news.es

Hay que ser ambidiestro para abarcar la transformación digital

En 1987 Robert Solow dijo que las tecnologías digitales estaban en todas partes, menos en las estadísticas de productividad. Desde los 90 las empresas han creado, modificado y adoptado afectando positivamente la economía. Hoy la transformación digital (re)aparece con fuerza como una manera de revitalizar a empresas y afectar la economía. En 2005 Erik Brynjolfsson calculó que, al hacerse bien, cada $1 invertido en ella podría generar más de $10 en activos intangibles para la empresa. A principios de este año, Deloitte y Prophet alertaron que los esfuerzos de transformación digital muestran una brecha importante entre su promesa y potencial de productividad, y los resultados obtenidos. En esta columna discutimos qué causa esta brecha, y el rol del desarrollo de capacidades dinámicas y de innovación para prevenirla. Para una empresa innovadora, la transformación digital es el resultado natural del utilizar sus capacidades dinámicas para responder a nuevos desafíos.

Desde hace unos años se ha venido cuestionando qué tanto de real tiene la transformación digital, o qué tanto resulta de una nueva manera de vender servicios de consultoría. Mal que mal, se dice, la revolución digital ya va a cumplir 20 años. Muchas de las “tendencias” que muchos alaban hoy están a punto de cumplir o pasaron la mayoría de edad: Big data existe desde 1998, fabricación digital y 3D printing comenzó en 1994 con el trabajo de Michael Cima y su equipo en MIT. Del mismo modo, los primeros casos de transformación digital se han venido generando desde principios del 2000, así como los primeros casos exitosos de utilización de redes sociales y “crowdsourcing” digital.

Por ejemplo, el proyecto Eureka de Xerox se inició a principio de los 90 en PARC, permitiendo a técnicos de Xerox de todo el mundo resolver problemas poco comunes en terreno mediante laptops. Una estadística para el 2002: Eureka era una red activa de 25,000 técnicos en 71 países, había ayudado a resolver 350.000 problemas, y ahorrado US$ 15 millones. Un impacto modesto para un momento donde la madurez y desempeño de Internet y la movilidad eran sólo una sombra de lo que son ahora.

Los orígenes de la transformación digital llegan a mediados de los 90, cuando Tim Bresanan, Erik Brynjolfsson y LorinHitt descubren que cuando inversiones en “tecnologías de la información” se acompañaban de ciertas prácticas organizacionales se generaban aumentos significativos en productividad de las empresas. Una investigación posterior –entre Brynjolsson, Hitt y Shinkyu Yang- revelaría que, cuando la inversión en TI era acompañada de inversiones similares en desarrollo de capital organizacional, se obtenía una valoración de mercado desproporcionadamente más alta que en empresas con menor inversión en lo organizacional. En un extremo, mostraban, cada dólar invertido en activos digitales, estaban asociados con una valoración de mercado adicional de hasta más de $10, que correspondía a los activos intangibles asociados a crear valor adicional con los activos digitales adquiridos. Aquí está parte de la clave de este tema.

La transformación digital tiene, efectivamente, un alto potencial. Sin embargo, algo obvio por estos años, para alcanzarlo se necesita mucho más que adquirir tecnología, y focalizar el cambio en torno a los equipos de diseño y desarrollo digital.

Le brecha entre la promesa y realidad se está produciendo por foco excesivo en la experiencia digital del cliente, y cierta tendencia a desarrollo ágil que ha llevado a empresas a externalizar parte del prototipaje, incluso a veces el desarrollo, en fábricas de proveedores para obtener resultados más rápidos.

Como resultado, muchos esfuerzos dejan de lado aspectos relevantes de la experiencia de consumo del cliente que, si bien escapan a lo digital, son habilitados por procesos, canales, conocimiento, y comportamiento organizacional que sólo es posible mediante la madurez organizacional derivada de capacidades dinámicas que se general con el cambio tecnológico y habilitadas, en parte por una estrategia digital.

La segunda parte del problema –externalización en fábricas- es que como lo estudiaron Charles Fine y Daniel Whitney, de MIT, cuando una empresa externaliza se puede volver dependiente de sus proveedores por conocimiento y capacidad. Cuando se externaliza demasiado la capacidad de innovación de nuevos productos, hay que tener cuidado de ver qué se está tercerizando. Si parte importante de los servicios comprados a terceros son el prototipaje, es peligroso porque parte de los intangibles necesarios para transformación digital exitosa son la capacidad de aprender mediante falla, y organizarse para experimentar de manera rápida y continua. Cuando estas capacidades externas no son acompañadas de competencias internas igualmente sofisticadas, la “agilidad” contratada se encuentra con los límites de la rigidez interna y comienzan los problemas.

Una de la manera de “salir” de los problemas es terminar contratos y cambiar de proveedores… Hemos sido testigos de no pocas empresas que al terminar los contratos se dan cuenta que no se ha generado capacidad interna para identificar desafíos, o diseñar soluciones que les permitan ser relativamente autónomos en obtener sus objetivos estratégicos utilizando el potencial digital.

La madurez de una estrategia de transformación digital va mucho más allá de la capacidad del desarrollo ágil, y contempla las habilidades organizacionales para estar identificando desafíos de los usuarios, así como también posibilidades de disrupción desde actores nuevos y desde otros mercados.

Prophet, por ejemplo, destaca seis etapas en su modelo de Transformación Digital: (i) “business as usual”, (ii) presente y activo, (iii) formalizado, (iv) estratégico, (v) convergido, y por último, (vi) innovador y adaptativo. Este último es el equivalente a lo que descubrieron Brynjofsson, Hitt y Yang: cuando la inversión en transformación digital es tan profunda porque está acompañada de la transformación organizacional necesaria para ir adelantándose a la disrupción potencial, y la genera.

Esto se logra cuando la empresa “basa” el desempeño de los esfuerzos de transformación digital en capacidades dinámicas de la organización. Estas capacidades, propuestas en 1997 por David Teece, Gary Pisano, y AmyShuen, se refieren a la capacidad de una organización de adaptar su base de recursos para anticiparse o adaptarse a los cambios. Ellos proponían que para poseer estas capacidades dinámicas, una empresa debía exhibir agilidad organizacional y haber generado capacidad de aprender rápido de manera cíclica (lo que se logra mediante experimentación), además de aprender a identificar puntos ciegos y reconocer actividades disfuncionales. Además, la empresa debía generar nuevos activos estratégicos e integrarlos en un sistema diseñado para incorporar retroalimentación de usuarios en procesos internos. Todo lo anterior –activos intangibles- son resultados que se obtienen al instalar capacidades de innovación: anticipación, capacidad de aprendizaje rápido mediante experimentación constante con usuarios, identificación y creación de nuevos activos tangibles e intangibles. En resumen, se entraría en un círculo virtuoso.

Ahora… lo paradigmático es que si una empresa se hubiese focalizado el desarrollo de los activos intangibles al momento en que las tecnologías digitales entraron en nuestra vida de manera más común (fines de la década de los 90), hoy no tendrían que invertir en “transformación” digital. Mucho de esto ha resultado de basar las decisiones de inversión con criterios de costo y eficiencia de corto plazo.

Sabemos que decisiones de corto plazo generan problemas de largo plazo. De nuevo, la transformación digital es necesaria, pero como un esfuerzo adicional al mayor de generar la capacidad de responder de manera autónoma a nuevos desafíos: aprender y accionar en ambientes de alta incertidumbre, riesgo y ambigüedad que se generan, en gran parte, por cambios fuera de la visión organizacional. En otras palabras, para una empresa innovadora y con capacidades dinámicas, la transformación digital es el resultado natural de un camino creado para responder a nuevos desafíos. No sucede lo mismo con aquellas focalizadas excesivamente en eficiencia y resultados de corto plazo. Hay que ser ambidiestro, y saber explotar el negocio actual y explorar los posibles futuros al mismo tiempo.

Ese es el desafío para realmente lograr una “transformación” digital.

Carlos Osorio
Profesor Escuela de Negocios UAI
Co-fundador Yuken

Fuente: Eyn

Reinternalización de las TI para optimizar los procesos core del negocio

Para el 58% de los CEO la primera preocupación es crecer seguida de la adaptación de la tecnología a los cambios, de acuerdo con un informe reciente elaborado por Gartner.

La incertidumbre que está generando a nivel mundial el panorama político no está representando un obstáculo en el enfoque que mantiene la mayoría de los CEO (58%) en cuanto a las prioridades que mantienen para sus respectivas empresas a lo largo de este año; en primer lugar: crecer y, como setgunda opción, adaptar su tecnología a los cambios que tienen lugar en la arena de las IT. Este resultado se ha incrementado un 42% con respecto al mismo estudio que realizó el analista en el año 2016.

Conseguir mejorar en procesos de negocio y en los procesos productivos son las prioridades emergentes para un gran porcentaje de CEO este año. “Las preferencias en tecnologías, mencionadas por el 31% de los encuestados, demuestra que este factor nunca se había mantenido tan elevado en todo el recorrido histórico en el que Gartner realiza encuestas a CEO, afirma Mark Raskino, vicepresidente de Gartner.

Este experto señala, además, que casi un 60% de CEO está inmerso en el desarrollo de tecnología ‘in-house’ dotada de capacidades digitales, o bien tiene previsto subcontratar este tipo de servicios a empresas externas (29%). “Hemos denominado a esta tendencia como la “Reinternalización de las TI”, que implica reforzar aquellos procesos tecnológicos que van a ayudar a la optimización de los procesos core del negocio, debido a la importancia que la ventaja competitiva de las IT vuelve a desempeñar con fuerza en el panorama de los CEO.

Esta visión, de acuerdo con el analista, marca el inicio de una nueva era en la que los atributos y las capacidades de las tecnologías constituyen el primer eslabón de las preferencias de los “top executives” en la actualidad.

Fuente: CEO

Experto en e-commerce advierte rezago de las firmas chilenas en ventas online

En Inglaterra, las ventas por internet representan un 14% del total de los ingresos de una empresa, mientras que en Chile esa cifra se sitúa en apenas 1,5%.

Si bien el comercio electrónico ha ido ganando cada vez más terreno dentro del negocio de las principales firmas del retail del país, las empresas nacionales están aún lejos de los niveles que han alcanzado otros mercados más desarrollados en la materia.

Así lo expone el presidente del eCommerce Institute, Marcos Pueyrredón, quien afirma que mientras en países como Inglaterra y Alemania las ventas online representan 14% y 12%, respectivamente, del total de la facturación de las empresas, en Chile esa cifra se ubica en torno a 1,5%.

“En el caso de Brasil, todavía ese número de ventas no llega al 3% del total, y en los casos de Argentina y Chile, no llegamos al 1,5%. Esto, cuando uno analiza, es una ventana de oportunidades muy grande porque todavía resta un 98,5% de crecimiento de penetración”, afirma el experto.

En esta misma línea agrega: “Ahora lo que tiene que lograr Chile es que haya más empresas que superen el 10% de su facturación a través del canal online “.

Según explica, para alcanzar este objetivo es necesario que las empresas chilenas logren profesionalizar su oferta, a través de un mayor énfasis en la omnicanalidad. “Es lograr un juego de distintos procesos. Tanto de la búsqueda como del pago, la entrega, la atención, posventa, independientemente si el contacto con el vendedor es presencial o no presencial”, sostiene el presidente del eCommerce Institute.

Pese a que el retail chileno enfrenta aún importantes desafíos en esta materia, el experto asegura que si las empresas del sector se enfocan en el comercio electrónico, pueden superar las ventas de sus rivales extranjeros. “El que tiene más herramientas y recursos para poder competir y ganar la pelea al final es el retail tradicional, porque tiene cercanía con el cliente y sucursales. Cuando un retail se pone a hacer las cosas en serio, es muy difícil que su contrincante logre competir. El ejemplo más claro es Amazon, que está empezando a tener tiendas físicas, porque necesita esa cercanía con el consumidor y esa experiencia de compra física”, afirma Pueyrredón.

Fuente: Eyn

Chile es el tercer país de América con mayor velocidad de conexión a Internet

Chile sería el tercer país de América con la mayor velocidad de conexión a Internet (8,6 Mbps), muy por encima del promedio global de 7,0 Mbps, según indicó el reporte del cuarto trimestre de 2016 State of Internet & Security, publicado por Akamai Technologies, CDN líder de contenidos web, representado en Latinoamérica por Exceda. El ranking lo lideran Estados Unidos y Canadá, y luego de Chile, siguen Uruguay, México y Brasil. En términos globales, la velocidad de conexión en el mundo subió un 26% entre 2015 y 2016.

La experiencia del usuario de Internet es sin duda una de las metas más importantes en el contexto actual en que se consolida el eCommerce y el mCommerce, y en ese sentido, la velocidad de conexión a la red es determinante para que un consumidor opte por el mercado virtual en vez del físico. La tendencia indica que la mayor parte de los navegantes no espera más de dos segundos a que cargue un sitio web antes de hacer abandono, y de hacerlo, pocos vuelven a consultar esa web.

Estamos en una generación hiperconectada, con tasas elevadas de consumo de todo tipo de tecnología fija y móvil con acceso a Internet, siendo hoy la conectividad una necesidad de primera línea en hogares y personas, construyendo una comunidad “e” altamente exigente. Las empresas en su mayoría hoy no pueden prescindir de un sitio responsivo 24/7, con información actualizada y disponible en calidad y velocidad, para todas las plataformas y dispositivos de acceso.

Como cada año desde 2008, Akamai publicó el estudio State of Internet & Security, colaborando con data y métrica relacionada con conectividad, seguridad anclada en la nube y difusión de contenidos.

La velocidad de conexión desde redes móviles fue liderada en nuestra región por Canadá, Paraguay, Estados Unidos, México y Perú. El tráfico de datos vía dispositivos móviles muestra un crecimiento anual del 54%. En los últimos cinco años, se observa un aumento acumulativo de tráfico de voz del 31% y tráfico de datos del 1200%. Asimismo, la calidad de la performance o tiempo de carga de un sitio web, en las distintas plataformas, estuvo encabezado en América por México, Estados Unidos, Canadá, Panamá y Costa Rica.

Fuente: Emb

49% de los chilenos dejaría su trabajo actual para trabajar de forma remota

Citrix presentó en Chile su estudio “El Trabajador Digital: qué busca y cómo trabaja”, que reveló importantes cifras sobre las demandas de movilidad de los trabajadores de hoy y las necesidades de seguridad de las empresas para implementarla.

“A medida que la oficina tradicional sufre transformaciones, la movilidad, el trabajo remoto, cumplir horarios y objetivos, además de utilizar tecnologías que brinden mayor productividad, se van afianzando cada vez más en Chile. Lo más relevante es que dichos cambios no sólo significarán beneficios para el trabajador, sino que también tienen el potencial de ser beneficiosos para toda la compañía, reteniendo talentos, potenciando el negocio y logrando una atención de excelencia a sus clientes. Conocer a estos trabajadores es vital, porque ellos están impulsando los cambios que harán despegar la evolución del trabajo”, señala Juan Manuel Gómez, Regional Sales Manager de Citrix para SOLA.

39% de los encuestados dejaría su actual trabajo para buscar otro que les permita tener un mejor equilibrio entre su vida personal y laboral; 46% dejaría su actual trabajo para tener un jefe que le permita trabajar por metas sin horario fijo; 45% dejaría su actual trabajo si tuviera acceso a trabajar de manera remota; y 49% de los encuestados estaría dispuesto a cambiar de trabajo incluso si otro lugar le pagase menos (hasta 5%) pero le permitiese trabajar a distancia.

La movilidad empresarial hace necesaria una cultura de la seguridad al interior de las organizaciones. El estudio de Citrix reveló que 65% de las personas accede a la información de la empresa desde su propio smartphone.

Además, el 45% de los chilenos desconoce si su empresa toma alguna medida de seguridad para separar su información personal de la corporativa y 23% tiene dudas al respecto. Entre los resguardos de seguridad en conocimiento de los encuestados está el uso de contraseñas y la adopción de Firewalls. Sólo el 4% está al tanto de que su empresa cuenta con un software especializado para evitar hackeos y extravío de información corporativa, lo que devela la falta de conocimiento de este tipo de herramientas por parte de los trabajadores. Herramientas que de seguro serán claves para el desarrollo digital de los negocios en un futuro más que próximo.

Fuente: Emb